En estas fiestas patrias recordemos lo que el Presidente Xi, Jinping respondió cuando le preguntaron ¿Por Qué el sistema de salud no funciona en EEUU?, respondió, “Muy Simple, en nuestro gobierno tenemos Ingenieros y no Abogados”, con lo cual ha hecho recordar que los ingenieros solucionan los problemas y los otros viven de ellos.

El Perú necesita educar a más ingenieros para salir adelante.

Perú necesita más Ingenieros y menos Abogados para ser líder en el mundo.

En América Latina y en Occidente en general, y Perú en particular, transcurrimos pasivos frente a gobernantes que viven de los problemas que afectan a la mayoría de sus gobernados. No se trata de que los ingenieros sean mejores gobernantes, ni se puede generalizar, sino que los ingenieros solucionan problemas mientras que los abogados viven de los problemas. En América Latina, desde hace mucho tiempo los palacios presidenciales cada vez son más habitados por abogados, filósofos, militares retirados y exguerrilleros.

Los presidentes que son abogados casi todos hablan muy bonito. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, un abogado graduado en Harvard, recientemente fue re-electo tras derrotar a Mitt Romney, otro abogado graduado en Harvard.

El expresidente de México Felipe Calderón también es abogado y ha sido reemplazado el primero de diciembre pasado por Enrique Peña Nieto, otro abogado. España también está gobernado por un abogado, Mariano Rajoy, que reemplazó a otro abogado, José Luis Zapatero Rodríguez.

En la China, el país más poblado del mundo, un ingeniero ha reemplazado a otro ingeniero como el nuevo líder chino. Xi Jinping, es un ingeniero químico que fue designado por el Congreso Nacional del Partido Comunista para reemplazar a Hu Jintao, un ingeniero hidráulico, quien a su vez reemplazó al presidente Jiang Zemin, un ingeniero eléctrico. La profesión de ingeniería es mucho más popular en la China y otros países asiáticos que en occidente.

Hace unos días se le preguntó al líder chino por qué el sistema de salud pública social no funcionaba en Estados Unidos a pesar de los esfuerzos de sus últimos presidentes y en China sí funcionaba. “Muy simple” fue la respuesta, “en nuestro gobierno tenemos ingenieros y no abogados”.

En estos tiempos de modernidad tecnológica estamos viviendo en una economía globalizada basada en el conocimiento, en la que las patentes de nuevos inventos son producidos en general por ingenieros, científicos y técnicos que generan mucha más riqueza que las materias primas para las naciones. Los ingenieros y científicos que desarrollan nuevos productos están siempre en mayor demanda.

En la Universidad Tsinghua de Pekín, una de las más prestigiosas de la China, el 72% de sus estudiantes de pregrado, maestrías y doctorados están inscritos en las escuelas de ingeniería y ciencias, mientras sólo el 28% estudia humanidades ó ciencias sociales.

Según datos de la Fundación Nacional de la Ciencia de Estados Unidos, el 31% de todos los graduados universitarios de China se especializan en ingeniería, la cifra comparativa con Occidente es de apenas el 5%.

En la mayoría de los países de América Latina, las humanidades y ciencias sociales son las más preferidas en comparación con la ingeniería y las ciencias. Nuestras universidades producen demasiados filósofos, psicólogos, y muy pocos ingenieros. En el caso peruano, aún es muy desalentador por la gran cantidad existente de universidades y el pobre nivel de calidad en la formación de profesionales.

De acuerdo a informaciones recientes, en Argentina, la Universidad de Buenos Aires, una de las más grandes de América Latina, tiene 29,000 estudiantes de psicología y 8,000 estudiantes de ingeniería, lo que equivale algo más de tres psicólogos por cada ingeniero.

En América Latina, muchas personas indican que en sus países no hay oportunidad laboral para los jóvenes ingenieros. ¿Para qué sacrificarse con un estudio tan difícil y terminar manejando un taxi? Así se preguntan, pero en la mayoría de los casos eso no es cierto, porque cada vez hay más empresarios que se quejan de la escasez de ingenieros bien preparados y competentes en sus países.

La experiencia de China, India, Taiwán y otros países asiáticos revela que la producción masiva de ingenieros tiene muy buenos resultados y muchos de esos países empezaron a producir grandes números de ingenieros sin preocuparse demasiado si encontrarían empleo y, los empleos aparecieron después. Las empresas multinacionales llegaron al poco tiempo para aprovechar la gran masa de graduados en ingeniería.

No creo que debemos ver a Xi Jinping, ni a la dictadura china como modelo político, pero el hecho de que China esté gobernada por ingenieros y que los estudiantes chinos se dediquen masivamente al estudio de la ingeniería debería servirnos como un recordatorio o una llamada de atención de la necesidad de producir más ingenieros. Tampoco podemos ver como un estereotipo en los asiáticos por la ingeniería o las ciencias, simplemente es la realidad actual.

Para nadie es un secreto de que China, es una cultura milenaria, que han pasado por tantos cambios y revoluciones por más de 2,000 años y hoy por hoy es lo que es en materia de desarrollo y crecimiento.

En el Perú, desde nuestra independencia colonizadora lamentablemente seguimos arrastrando la cadena de la pobreza y consecuentemente la falta de progreso y desarrollo de nuestros pueblos.

Si bien es cierto de que, a los gobiernos de turno, les falta incrementar el presupuesto en Educación, también hace falta hacer bien las cosas porque, con la famosa Beca 18 (PRONABEC) del actual gobierno, están enviando al entierro de futuros profesionales a países que están peor que el Perú, tales como Cuba, Nicaragua, Honduras, Bolivia, Venezuela y uno o dos becados hacia Australia, Europa y EEUU. Cientos de jóvenes de los pueblos andinos verán frustrados sus anhelos. Hubiera sido mejor otorgarles la beca en Lima y, con seguridad que hay muchas y muy buenas universidades.

Lo peor, en nuestra triste y lamentable situación peruana, principalmente en el Perú profundo, es que nuestras familias que son la base de la sociedad, están sin ninguna esperanza de tener éxito en la vida, porque la pobreza reinante por la falta de trabajo y oportunidades, hacen imposible criar hijos con educación y saludables, solo preocupados por el día a día para sobrevivir donde, sus autoridades lo mejor que saben hacer es la corrupción. Citaremos, a manera de ejemplo, que el 55% de pobreza y el 65% de pobreza extrema que bordean en Apurímac es alarmante desde hace ya muchos años.

Fuente | educacionenred.pe

El Perú necesita profesiones probos, con capacidad de innovación y adaptación al cambio, para lograr el desarrollo y no solo el crecimiento.

🇵🇪 ¡Felices Fiestas Patrias Perú! 🇵🇪

Son los sinceros deseos de toda la gran familia CivilGeeks.com