Hablemos de Números y Matemáticos. En esencia, la matemática es una de las ciencias más fáciles de comprender, no es casualidad que la raíz en griego de la palabra matemática signifique: aquello que puede aprenderse.

A menudo, vemos casos de personas que con muy poca o ninguna formación académica entienden a la perfección los conceptos fundamentales de la aritmética.

Entonces, ¿cómo podemos explicar que tantas personas sientan temor de las matemáticas?

Parece una contradicción, aquello que uno puede aprender es “muy difícil de comprender”.

Para encontrar una solución a esta paradoja, debemos remontarnos a nuestros primeros años en la escuela, si le preguntamos a un grupo de niños de primaria ¿cuáles son sus dos asignaturas preferidas? una gran cantidad de niños responderá que las matemáticas es una de ellas, pero a medida que vamos subiendo los grados (pasando de curso), en la escuela, nuestro interés por la matemática va disminuyendo, se podría decir que en muchos casos existe una relación inversamente proporcional entre el grado que cursamos y nuestro interés por las matemáticas.

Tal relación es fácil de explicar, en nuestros primeros años se nos enseñó lo más básico de la asignatura (matemáticas), desde aquí, le vamos añadiendo eslabones a la cadena, si uno de estos eslabones colapsa, cosa que a menudo pasa, no tendremos una base firme que sustenten nuestros estudios posteriores y por consiguiente se nos hará más cuesta arriba dominar por completo “la asignatura”.

Otra cosa que frena nuestro desarrollo matemático es ver las matemáticas como asignatura, grave error, las matemáticas trascienden la escuela, nos guste o no siempre estarán presentes en nuestras vidas, independientemente de la carrera que decidamos profesar.

Como si no fueran razones suficientes las causas mencionadas, del por qué no aprendemos matemáticas, le añadiremos una causa más a la lista, el peor de los males nos lo proporciona el sistema educativo en sí, debemos recordar que la matemática es una ciencia, lo que significa que está en constante evolución y que existe una “lista infinita” de teoremas, métodos, algoritmos, en fin todo lo que tenga que ver con dicha ciencia, que esperan por ser descubiertos, pero nuestro sistema educativo no está diseñado para que veamos las cosas como realmente son, tal cual si fuésemos máquinas, nos educan para seguir un círculo del que nunca podremos salir, donde no se nos permite ver todo un universo lleno de posibilidades y cosas nuevas a ser descubiertas.

Es tiempo de romper con los esquemas tradicionales, vasta de pensar que las ciencias, incluida las matemáticas, son frías, aburridas y reservadas para unos pocos de “intelecto supremo”, pues al final, la observación, imaginación, y amor por lo que se hace, pesan tanto como el conocimiento.

Contenido:

  • No hay números de locos
  • El número de la mala suerte
  • ¿Existen los números no interesantes en el conjunto de los
    naturales?
  • Con frutas sí, con variables no
  • Los números naturales (tipos de números)
  • El pasatiempo que llevó a Fermat hasta la luna
  • Una ingeniosa solución
  • El orden de las operaciones
  • El hombre que convirtió las tazas de café en teoremas
  • Para los más osados
  • Fibonacci, más que una serie
  • Simplemente π
  • El hotel de habitaciones infinitas, números más grandes
    que infinito
  • ¿Para qué sirve?
  • Eso también es matemática
  • 1 elevado a la x no siempre es 1
  • Siguiendo la trayectoria de la mosca
  • ¡No hay premio Nobel de matemáticas!
  • Anexos
  • Agradecimientos

DESCARGAR LIBRO AQUI

Autor: José Acevedo J.
Fuente | aprendematematicas.org.mx

“La matemática es la ciencia del orden y la medida, de bellas cadenas de razonamientos, todos sencillos y fáciles.” René Descartes, matemático y filósofo francés.