En el análisis dinámico contrario al cuasi estático (cargas estáticas) se requieren más datos y más precisión por la naturaleza del método utilizado: Aumentan las incertidumbres y posibles fuentes de errores.

Cuando usamos un sismograma existe un cambio en los parámetros de la excitación sísmica en el tiempo y estos cambios no necesariamente corresponderán a un cambio directamente proporcional a los datos suministrados como modulo de elasticidad, etc.

En ciertos casos los cambios pueden variar los periodos de la estructura y entonces habría que calcular si la respuesta máxima aumenta o no.

Recientemente se ha incorporado al análisis modal los vectores de Ritz los cuales son más precisos y fáciles de usar que el método de vectores modales tradicional. Pueden ser calculados tomando en cuenta la distribución espacial de las cargas dinámicas.

Cuando se incorpora a la estructura masas concentradas tales como equipos, maquinarias, pretiles, aljibes, pueden generarse problemas en los resultados tal como en los primeros modos donde pueden aparecer configuraciones deformadas en los que predominan desplazamientos locales alrededor de estos sistemas lo cual provoca que aparezcan modos con masas efectivas muy pequeñas. Por ello es recomendable separarlos del modelo global y calcularlos por separado.

La incorporación de datos más precisos como la masa y geometría de la cimentación tiene que ver con la complejidad del proyecto y el grado de refinamiento requerido.

Cuando asumimos que el amortiguamiento de la estructura es similar a la cimentación sobre roca estamos andando del lado de lado conservador pero con resultados inexactos.