La Hidrología y el Ciclo Hidrológico.

La hidrología es el estudio científico de las aguas de la Tierra. La hidrología examina las propiedades del agua, así como su presencia, ocurrencia, distribución y movimiento sobre el planeta.

El ciclo hidrológico se conoce también como ciclo del agua. Este ciclo describe el movimiento vertical y horizontal del agua en estado gaseoso (vapor), líquido o sólido entre la superficie, el subsuelo, la atmósfera y los océanos terrestres.

Balance hídrico
Caudal entrante (E) – Caudal saliente (S) = ± Cambio en almacenamiento (A)
es decir:

E – S = ±ΔA

(También conocida como ecuación de continuidad o de balance hidrológico/conservación de masa.)

Un enfoque en el balance hídrico nos permite calcular la cantidad de agua en un lugar en particular en términos generales. El volumen de agua en cualquier punto de un sistema hidrológico se puede concebir simplemente en términos de la diferencia entre el caudal que entra y sale del sistema y del cambio que se produce en el almacenamiento. En otras palabras, el caudal entrante menos el caudal saliente equivale a un cambio en almacenamiento.

En hidrología, este concepto se denomina también “ecuación de continuidad” o “conservación de masa”. En hidrología se utilizan también otras fórmulas más complejas para representar los procesos físicos tales como la velocidad estimada del agua, y el movimiento del agua a través de una red de canales fluviales o a través del suelo.

La hidrología es el estudio de las aguas de la Tierra. Examina las propiedades del agua, así como su presencia, ocurrencia, distribución y movimiento sobre el planeta. El concepto de balance hídrico toma en cuenta el caudal entrante, el caudal saliente y la cantidad de agua en almacenamiento para calcular la cantidad de agua y su movimiento en la cuenca hidrográfica.

El agua del ciclo hidrológico está distribuida en distintos estados. Para comprender la naturaleza del agua, es preciso considerar no sólo cómo y dónde se halla distribuida, sino también su movimiento entre las distintas formas en que se encuentra almacenada.

Los océanos almacenan más del 97 por ciento del agua de la Tierra en forma de agua salada que, a diferencia del agua dulce, suele contener cerca de 35 gramos por litro de sólidos disueltos, principalmente cloruro de sodio. El agua dulce, que suele contener menos de 1 gramo de sólidos disueltos por litro, forma los ríos y la mayoría de los lagos de nuestro planeta.

La cantidad de sólidos disueltos determina el uso que se hace del agua dentro de los distintos ecosistemas y afecta ciertas propiedades físicas del agua.

El lugar donde un río se encuentra con o el mar o el océano se conoce como estuario y constituye un tipo de ecosistema muy importante. Aquí, donde el agua dulce y salada se mezclan, vemos también los efectos de las mareas. Las sequías y las inundaciones pueden afectar a los estuarios y tienen consecuencias ambientales y económicas importantes.

Aunque clasificamos el agua dulce en términos de un contenido de sólidos disueltos de un gramo por litro, un nivel de medio gramo por litro o más se considera indeseable para el agua potable y muchos usos industriales. Gracias a los 35 gramos de sólidos disueltos por litro que contiene, el agua de mar es un 3 por ciento más densa que el agua dulce. Nota: aparte de ser potable, el agua dulce tiene una multitud de otros usos (como irrigación y manufactura, para dar tan sólo dos ejemplos evidentes).

El almacenamiento y la distribución del agua de superficie ocurren en lagos, lagunas, ríos y arroyos, y estos fenómenos representan menos del 0,01 por ciento del agua de la Tierra.

El volumen de agua presente en un lago en cualquier momento dado depende de la cantidad de agua que entra y sale del mismo. El agua puede salir de un lago por cualquier vía que permita el flujo descendente, o bien por evaporación, transpiración de las plantas, filtración en el suelo, eliminación por medios artificiales o cualquier combinación de estos procesos.

Típicamente, el agua subterránea se encuentra en el acuífero, una región de roca no consolidada y partículas de suelo debajo de la superficie terrestre. Esta región es capaz de transmitir y almacenar agua para su extracción. Menos del 1 por ciento de toda el agua disponible en la Tierra se encuentra almacenada como agua subterránea o humedad en el suelo.

Soy agrónomo creo en el manejo holístico aplicado a todos los aspectos de la vida... Ningún evento es aislado, su efecto tampoco... Actualmente trabajo utilizando la hidrología aplicada al desarrollo urbano (aplicando las enseñanzas de mis maestros en forma inversa :o) :o).

Comments (5)

  • Reply iram - 12 septiembre, 2011

    e leído cada uno de los artículos q publican, y son muy buenos, yo estoy cursando la carrera de ing civil, y como es comento cada articulo me sirve de enseñanza, estoy llevando la materia de hidrologia y es exactamente lo q me an enseñado… sigan así ,muy buen pagina

  • Reply Yuri Villavicencio-Fdez - 12 septiembre, 2011

    Hola Amigo Eric: Para acotar nada más que también que todos los seres vivos almacenan agua en los tejidos de sus cuerpos, eso es uso consutivo.

  • Reply lis - 3 noviembre, 2014

    :D!

  • Reply lis - 3 noviembre, 2014

    Efectivamente Maestro Villavicencio…
    Gracias por complementar… :3

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad