EL CAUDAL ECOLÓGICO

Las obras hidráulicas son tan abundantes en los ecosistemas fluviales que, en la actualidad, son pocos los ríos cuyos caudales no están regulados artificialmente. Por ello, la gestión del agua y de los recursos biológicos con ella relacionados deben enfrentarse a los problemas que estas obras originan y en concreto cuantificar los caudales circulantes mínimos capaces de mantener los ecosistemas de los tramos de río regulados.

La creciente demanda social de un medio ambiente más limpio ha impuesto en la planificación hidráulica la consideración de que en los cauce regulados circulen, al menos, unos caudales ecológicos. El concepto de estos caudales ecológicos comprende enfoques científicos que normalmente ocupan a profesionales diferentes, con áreas de trabajo disjuntas. El término caudal es elemento básico de hidráulicos e ingenieros gestores del recurso agua, mientras que el adjetivo ecológico nos refiere al mundo de la biología y de la gestión de la naturaleza. Por ello, la fijación de caudales ecológicos es una tarea con una clara vocación multidisciplinar.

Las confederaciones hidrográficas y otros órganos de cuenca, debido a su carencia de personal con formación limnológica, ha fijado, con frecuencia, unos caudales ecológicos en base a unos criterios meramente hidrológicos que nada o poco tienen que ver con la ecología. Así las Leyes de Aguas obliga a las confederaciones hidrográficas a fijar en los respectivos planes hidrológicos unos caudales ecológicos en todos los ríos regulados, en los que existen por lo general marcados conflictos entre los diferentes usuarios del agua; y ello, además, en un momento en que el agua es un recurso cada vez más escaso. En esta coyuntura, los gestores del agua no pueden esperar a que se completen todas las investigaciones necesarias sobre los requerimientos de hábitat de las diferentes especies, y deben de tomar decisiones en este sentido.

El caudal ecológico (caudal mínimo medio ambiental o caudales de mantenimiento), se trata del caudal que hay que dejar en un río aguas abajo de cada aprovechamiento de regulación o derivación (modificación del régimen natural) para que se mantenga un nivel admisible de desarrollo de la naturaleza en especial para vida acuática y así preservar los valores ecológicos. Podemos definir cauces ecológicos mínimos como también máximos ; en los casos más frecuentes, en que el agua es considerada un recurso escaso, nos interesará especialmente ese valor mínimo o base como es el 10% del caudal medio anual. Pero habrá casos en que será necesario vaciar muy rápidamente un embalse (ante la amenaza de inundaciones, la necesidad de producción hidroeléctrica, etc.) y en estos casos habrá que fijar también los valores máximos o picos del caudal circulante por el cauce, para mantener la estabilidad de los recursos biológicos.

REQUISITOS PARA EL CALCULO DEL CAUDAL ECOLOGICO:

A pesar de la enorme variedad de métodos de cálculo existente, el método de cálculo éste deberá cumplir los siguientes requisitos:

  • La base de cálculo deberá tener en cuenta una regularidad natural, debiendo así formar parte del coevolución entre el medio físico y las comunidades naturales.

  • La aplicación del método y el resultado a obtener deberá ser personalizado, respectivamente, para cada cauce o tramo de río en concreto, evitando planteamientos basados en proporcionalidades fijas. Aprovechando al máximo la información que cada río aporta sobre las necesidades de sus comunidades naturales.

  • El método adoptado deberá cumplir un criterio tan simple y obvio como que el caudal de mantenimiento debe ser comparativamente más conservativo en los ríos menores y menos en los de mayores caudales circulantes, lo que quiere decir que: Restar menos de “poco” puede conducir a nada, mientras que restar mucho de “más” puede permitir una situación sostenible.

  • Los resultados obtenidos deberán estar en concordancia con experiencias empíricas, tanto bibliográficas como personales, y con las condiciones propias de las obras hidráulicas; encerrando un intervalo de máxima probabilidad entre el 10% y el 30% del caudal medio interanual.

METODOS PARA EL CALCULO DEL CAUDAL ECOLOGICO:

Básicamente hay tres tipos de planteamientos o metodologías a la hora de fijar los caudales ecologicos:

METODOS HIDROLOGICOS:

Este grupo de métodos están basados en el estudio de las regularidades de series temporales largas de registros de caudales. El caudal ecológico se establece a partir del resultado de alguna operación aritmética más o menos compleja, o bien a partir de algún parámetro estadístico supuestamente representativo. Actualmente, son aún los métodos de cálculo más extendidos a nivel mundial; perteneciendo a este bloque la mítica regla del 10%, que establece como caudal ecológico el resultado de aplicar tal tanto por ciento al caudal medio interanual.

 METODO HIDRÁULICOS:

Basado en criterios hidráulicos o, si se prefiere, hidráulico-biológicos. Son métodos que se basan en el estudio de la evolución de una serie de parámetros morfohidráulicos definitorios del hábitat de una comunidad acuática determinada. En cierto modo son como una segunda generación de métodos de cálculo de caudales ecologicos, con propuestas que probablemente no han tenido toda la atención que se merecen.

METODO DE SIMULACION DE HABITATS:

Son los métodos de la tercera generación, en los que el estudio de una serie de parámetros morfohidráulicos se extrapola hasta su relación concreta con algunas variables biológicas poblacionales de especies piscícolas determinadas para definir sus preferencias en cuanto a hábitat. El caudal ecologico a partir de este método no resulta tan sencillo y directo como en los casos anteriores, aunque supuestamente sus resultados ofrecen algunas garantías más de adecuación, que no son, sin embargo, demasiado útiles para ríos en los que la variabilidad temporal de las características del hábitat es inherente.

VENTAJAS DE LOS METODOS HIDROLÓGICOS E HIDRÁULICO-BIOLÓGICOS:

Son métodos de carácter integrador esencialmente, es decir de síntesis, mientras que los basados en la simulación de hábitats son más bien analíticos.

En los dos primeros se da por supuesto que la información teóricamente más importante para los organismos acuáticos está concentrada en las series hidrológicas o bien en unas cuantas características hidráulicas de la sección, mientras que el tercer método pretende determinar y ponderar la importancia de todos estos aspectos hidrológicos e hidráulicos, además de otros con el objetivo de definir cuál es la relación óptima entre disponibilidad de hábitat y unidad de caudal.

Los métodos hidrológicos e hidráulico-biológicos permiten la obtención de caudales ecologicos válidos, puesto que en los parámetros que utilizan está toda la información necesaria para los cálculos.

Los métodos hidrológicos y los hidráulico-biológicos son extremadamente más fáciles de aplicar, y esto, a pesar de que pueda parecer marginal, es de trascendental importancia a efectos de su difusión y puesta en práctica.

Finalmente, los métodos de simulación de hábitats parten de variables evaluadas de forma al menos igual de arbitraria que las de los métodos hidrológicos e hidráulico-biológicos, solo que bajo tratamientos de cálculo que requieren muchos más ajustes y por tanto mayor carga de subjetividad y de potencial acumulación de sesgos.

FINALMENTE:

 Los caudales ambiéntales no son caudales caprichosos propuestos por ecologistas, nacen como una obligación moral del hombre para con la naturaleza y para con el mismo.

El mantenimiento de los caudales ambientales garantiza un respeto por la funcionalidad de los ecosistemas acuáticos y no puede ser considerado un problema al uso del agua, sino una solución frente al abuso de unos pocos.

Quitarle a un río o a un sistema de agua subterránea caudales en exceso, no sólo perjudica todo el ecosistema acuático, sino que también amenaza a las personas y comunidades que dependen del mismo.

Es necesario introducir en los actuales planes de cuenca, y en sus futuras revisiones, así como en los reglamentos, el establecimiento de planes de gestión específicos destinados al mantenimiento y mejora del buen estado ecológico.

Se requiere la actualización de las técnicas para la adecuada determinación del régimen de caudal ambiental, un marco legal acorde con esta nueva concepción, y una percepción social de la necesidad impostergable de establecer unos niveles que garanticen la sostenibilidad ambiental de los ecosistemas.

Nacido en Lambayeque-Perú. Cursó los estudios de Ingeniería Civil y Maestría en Ingeniería Hidráulica en la Universidad Nacional de Ingeniería. Miembro de la Asociación Internacional de Ingeniería e Investigación Hidráulica (IAHR).Ponente en congresos a nivel internacional. Trabaja en consultoría para proyectos de presas, bocatomas,drenaje, centrales hidroeléctricas, obras de agua potable y saneamiento, modelamiento hidráulico e hidrológico.

Comments (4)

  • Reply Yuri Villavicencio-Fdez - 13 octubre, 2011

    Hola Julio: Ayer casualmente estaba viendo en Discovery el proyecto de trasvase de Sur a Norte en China y hoy me encuentro con este post tuyo. Muy bueno.

  • Reply Victor - 17 noviembre, 2012

    Verdaderamente de agradecer este tipo de posts. Me están recordando algunos aspectos técnicos olvidados otros que aún desconocía. Bravo por este post en concreto y por la páginas. Seguid así

  • Reply Esteban - 15 mayo, 2014

    Como ingenieros, debemos proponer distintas formas de entregar este caudal de una forma variable, ya que se sabe que el cauce intervenido necesita de periodos de inundaciones, como de sequia.
    si alguien sabe de alguna alternativa efectiva, que me lo comunique, saludos

  • Reply Pedro Palacios - 27 julio, 2017

    Hola amigo Julio, me gustaria saber tu comentario sobre las metodologias para determinara el Caudal Ecologico que aprobo la ANA en su R:J N° 0154-2016-ANA.

    Atte.
    Ing. P. Palacios H.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad