Para determinar la resistencia a compresión del concreto, generalmente se hace uso de ensayos en los que se hace fallar la probeta, bien sea esta un cilindro o una viga.

Sin embargo, en muchas ocasiones es preciso determinar la resistencia de la estructura real (en el sitio) debido a eventos pasados o futuros, tales como una ampliación de la estructura o en las condiciones de  servicio de la misma, de un incendio, un  sismo, una helada o sencillamente para determinar la condición general de la estructura por el uso.

Aquí también se puede obtener muestras de núcleos de concreto, de lo que hablaremos en próximas publicaciones. A menos que la Normativa local exija una prueba del tipo anterior, en primera instancia se prefiere, por simplicidad,  aplicar algún método no destructivo. Hoy mencionamos tres.

La medición con sonda Windsor: consiste en medir la resistencia del hormigón con el método de penetración no destructiva de una sonda de acero(1), plata u otro material(2),  empujada en el material con una carga balística predeterminada y se realiza in situ para comprobar la calidad del hormigón. El material de la sonda depende de la densidad esperada del hormigón a ensayar. Puede usarse en concreto fresco y maduro, en estructuras horizonatales y verticales, en concreto pretensado o convencionalmente colocado, etc. No se recomienda para cascarones delgados de concreto y para ensayar tuberías de concreto. Las versiones antiguas, precisaban la calibración del aparato con una probeta de resistencia conocida(1). Los nuevos aparatos ya tienen un dispositivo electrónico con pantalla LCD que cálcula automáticamente la resistencia, por medio del promedio de tres medidas.(2)

Resistencia del Concreto

El Esclerómetro (medidor de durezas): también conocido como martillo suizo, martillo Schmidt, ya que fue patentado por esa casa en 1950. Su valor de rebote “R” permite medir la dureza del material. Los Esclerómetros  se han convertido en el procedimiento más utilizado, a nivel mundial, para el control no destructivo en  hormigón.  Vienen en gran variedad de presentaciones (2). Las versiones analógicas poseen una escala en la que se convierte el factor de rebote y la inclinación de aplicación a Resistencia.

Resistencia del Concreto

Ultrasonidos: Por medio de la emisión de pulsos ultrasónicos se pueden detectar, fisuras, ratoneras, desuniformidades en la densidad del concreto, daños por ataques de sulfatos, fuego, heladas, necesidad de reparación en zonas específicas, etc. (1) Además es el método ideal para analizar placas delgadas y tuberías. El acero de refuerzo y la humedad son dos factores que pueden alterar los resultados en virtud de ambos son mejores conductores del sonido, por lo que se recomienda que este método lo interprete personal calificado.

Resistencia del Concreto

REFERENCIAS

1.- Ferderico González y Federico González Sandoval, “Manual de Supervisión de Concreto Reforzado”, 2004, Pág. 83
2.- Sondas Windor, Comercial de Ingeniería Dagas S. L., 2011
3.- Esclerómetros, Comercial de Ingeniería Dagas S. L., 2011
4.- Ultrasonidos, Comercial de Ingeniería Dagas S. L., 2011