En la ciudad de Chongqing, en el sureste de China, sucede algo inusual… por no decir increíble: los vagones del metro atraviesan un edificio residencial, entre el sexto y el octavo piso. Y no solo eso, sino que el convoy realiza una parada en el interior del inmueble, haciendo buena la expresión de ‘tener el tren a la puerta de casa’.

El tren, en la puerta de casa

Los arquitectos decidieron crear este recorrido tan especial para evitar tener que demoler la torre de 19 plantas y algún edificio más de alrededor. Y es que en el área metropolitana de Chongqing viven nada menos que 36,7 millones de personas en un territorio más pequeño que el de la ciudad de Madrid, lo que obliga a los técnicos municipales a buscar soluciones creativas a los problemas urbanísticos.

El tren, en la puerta de casa 1

Seguro que al ver las imágenes has pensado que el ruido deberá ser insoportable, pero lo cierto es que los residentes aseguran que no es para tanto. Gracias a un sistema de insonorización vanguardista, la molestia para los vecinos es similar a la que produce un lavavajillas.

el tren en casas

Fuente | idealista.com