Eficiencia energética y sostenibilidad: metodologías en ahorro de energía

La industria de la construcción se encamina, de manera definitiva, hacia la sostenibilidad y el respeto medioambiental. Así lo demuestran tanto las nuevas normativas legales como el aumento imparable del número de promociones y proyectos vinculados a la eficiencia energética o a certificaciones en sostenibilidad. De hecho, cada día más proyectos de construcción intentan demostrar su nivel de sostenibilidad a través de sistemas de certificación como el LEED, BREAM o el futuro Sello Ambiental Colombiano. Estas certificaciones, que en los últimos años se han convertido en el estándar en construcción sostenible, requieren el uso de materiales que sean medioambientalmente responsables y que contribuyan al desarrollo de una industria sostenible y viable. Es un concepto que surgió a mediados de la década de los ochenta, y recibió el respaldo de todos los gobiernos del mundo en la Conferencia sobre Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de Río de Janeiro, de 1992.

Es evidente que la energía eléctrica tiene mucho que decir en todo esto, pues constituye un elemento fundamental de nuestra calidad de vida y, a la vez, un importante factor de impacto sobre el medioambiente.

Los métodos de certificación contemplan la atribución de un puntaje al edificio con base en su conformidad a los distintos requisitos, articulados en torno a algunos ámbitos principales:

  • Diseño en áreas de construcción sostenibles.
  • Salvaguardia de los recursos hídricos.
  • Eficiencia energética y uso de fuentes renovables.
  • Almacenaje, composición y origen de materiales de construcción y materias primas.
  • Calidad de vida en los ambientes internos.
  • Innovación de diseño.

Así, diversas empresas fabricantes y distribuidores de materiales y productos de construcción ya ofrecen materiales y productos compatibles con certificaciones ambientales, y están ganando cuota de mercado gracias a ellos. Conceptos como los componentes reciclados, materiales fácilmente renovables, compuestos orgánicos volátiles, protocolos de tratamientos de residuos o almacenaje son cada día una herramienta de diferenciación y marketing de producto.

Como consultores, debemos tener en cuenta estas pautas en la exigencia de los materiales y, más aún, en las directrices de los diseños respecto a la eficiencia en energía, que afectan la parte eléctrica directamente con el uso de energías verdes ya conocidas por los profesionales del ramo, para responder a las exigencias de nuestros clientes, como lo hemos venido trabajando en la última década.

Profesionales con miras a tener una eficiencia energética buscan alternativas dentro de los temas cruciales que consumen electricidad, como la ventilación y la iluminación, para lograr reducciones considerables al consumo general de la edificación. Es así como el uso de la herramienta Solatube dentro de los espacios más representativos, con el fin de ayudar en el manejo del consumo eléctrico, en vez de lámparas convencionales y usando la luz natural, puede reducir significativamente el consumo de energía en el edificio.

Eficiencia energéticaImagen 1.

El Solatube es un elemento que permite direccionar la luz natural para usarla en espacios cerrados, aumentando en algunos casos su intensidad para dar una óptima iluminación. Este sistema de iluminación natural captura luz a través de un domo en el techo y la canaliza hacia abajo, a través de un sistema reflectante interno patentado. Este tubo es mucho más eficiente que el pozo de luz de claraboya de tabla enyesada, que puede perder hasta la mitad de la luz potencial. El tubo cabe entre las vigas y se instala fácilmente sin modificaciones estructurales. Al nivel del cielo raso, un difusor que parece un artefacto luminoso embutido dispersa la luz de manera uniforme en todo el cuarto.

Eficiencia energética
Imagen 2.

Este sistema, combinado con sensores fotosensibles, hace que los espacios permanezcan iluminados sin importar la hora del día o la noche, y mantiene activo el sitio en cualquiera de sus turnos de trabajo.

Eficiencia energética
Imagen 3.

En proyectos considerables de producción se puede requerir una ventilación particular, según el objeto del producto que se fabrique allí, teniendo requerimientos muy puntuales y obligando al diseño a considerar un manejo de equipos bastante ajustado a normas vs. consumos. Sin embargo, el consultor, junto con el equipo de diseño del proyecto, debe crear un balance entre estos tópicos para llegar al punto de equilibrio y lograr un ahorro mínimo del 20 % en estos consumos.

Esta optimización se logra con sensores conectados a los sistemas de iluminación y ventilación que tienen en cuenta la ocupación de los espacios en los turnos de trabajo, la acumulación de vapores en el ambiente que abren y cierran compuertas para ingresar aire exterior y las intensidades de luz en el día.

Video referencia: https://www.youtube.com/watch?v=-cVTtK_myws

Autor: Jaime Torres Bernate. Docente del Máster en patología, rehabilitación de estructuras y eficiencia y ahorro energético en edificación de EADIC.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad