Tipos de vicios Constructivos en los Muros de Mampostería

Los vicios constructivos en muros de mampostería pueden surgir en la albañilería nueva debido a un diseño o especificación deficientes, al uso de materiales de calidad inferior y a los bajos estándares de calidad de la mano de obra.

Por Heladas

El ataque por heladas es un problema común que generalmente ocurre en ladrillos más viejos y en aquellos que fueron quemados durante el proceso de cocción. En las construcciones más nuevas, los vicios constructivos por heladas tiende a limitarse a las áreas de exposición severa, o donde la resistencia al frío del ladrillo fue incorrecta.

La capacidad del ladrillo para resistir los heladas está determinada por su estructura de poros, en particular, el porcentaje de poros finos en el ladrillo. Los vicios constructivos por heladas se produce por una combinación de ladrillos excesivamente húmedos y temperaturas de congelación.

Cuando el agua se convierte en hielo, hay un aumento del 9% en su volumen. Esta expansión produce tensión en el interior del ladrillo, lo que causa desconchamiento, con la cara vista del ladrillo descascarándose. El mortero también está sujeto a ataques de heladas, en estado de deterioro, ambos elementos absorben más fácilmente el agua, lo que a su vez aumentan los daños.

Aunque el riesgo de ataque de heladas aumenta cuando el ladrillo saturado está sometido a temperaturas particularmente bajas, es la rapidez del ciclo de congelación-descongelación la que causa los vicios constructivos, y como es progresivo, el ataque de las heladas puede llevar a la desintegración total del ladrillo.

El nivel real de humedad no sólo depende de la porosidad del material, sino también de la temperatura y la humedad relativa del aire circundante, en ambientes más húmedos, los niveles de saturación en los materiales son más altos que en los ambientes más secos. Obviamente, un material absorberá más humedad si se expone a la lluvia.

El contenido de humedad también puede modificarse considerablemente en función del material. si una pared de ladrillo se construye sin un recorrido o capa aisladora a prueba de humedad, entonces la humedad del suelo se absorbe en el ladrillo a través de la acción capilar. La humedad puede ser absorbida por los ladrillos si la tierra húmeda está en contacto con el muro, ambos efectos también pueden conducir a una humedad por capilaridad. Tenga en cuenta que a medida que el contenido de humedad de los ladrillos aumenta, la resistencia térmica disminuye y las propiedades de aislamiento térmico se reducen.

Esto será un problema potencial donde los muros de ladrillo se saturan, la saturación puede ocurrir debido a que el diseño no protege la mampostería o cuando se ha seleccionado un tipo de ladrillo inapropiado y expuesto. También es posible que los ladrillos individuales sean de mala calidad, cocidos inadecuadamente o con impurezas.

Los muros medianeros con sus lados y parte superior expuestos a la intemperie, se pueden saturar fácilmente, sobre todo si el muro no tiene las cumbreras adecuadas. La exposición significa que también están sujetos a temperaturas extremas, incluyendo congelación, la parte superior de los muros a menudo es la que más sufre debido a las pérdidas de calor nocturno.

Los voladizos del techo y otros detalles clave del diseño pueden ofrecer protección contra la saturación, estos protegerán de temperaturas muy bajas. En muchos casos las pérdidas de calor desde el interior de la casa mantendrán la temperatura de la mampostería por encima del punto de congelación.

Ha habido casos en los que se han producido vicios constructivos por heladas en muros de ladrillo más antiguos tras la inserción de aislamiento térmico en la cavidad de la pared. El aislamiento de la cavidad o cámara, por su propia naturaleza, reduce la temperatura de la hoja externa y restringe la evaporación en la cavidad.

Los tratamientos de muros, usando silicona, como hidrofugante con la lluvia también pueden causar problemas, porque cuando se aplican de manera inapropiada, inhiben la deshidratación de la mampostería y aumentan la probabilidad de que se produzca vicios constructivos por heladas.
Categorías de ladrillos

Para los ladrillos de arcilla hay tres categorías de resistencia a las heladas:

  • Resistente a las heladas (Clase F2)
  • Moderadamente resistente a las heladas (Clase F1)
  • No resistente a las heladas (Clase F0)

Los ladrillos de la categoría inferior no deberán utilizarse externamente a menos que estén adecuadamente protegidos de la humedad, mientras que los ladrillos de la categoría F1 no deberán utilizarse en condiciones de saturación o cuando se congelen y descongelen repetidamente. La absorción de agua de un ladrillo es:

ABSORCIÓN DE AGUA = (MASA DE AGUA ABSORBIDA / MASA LADRILLO SECADO EN EL HORNO) X 100

Porosidad del muro de mampostería

A medida que el contenido de vacío de un material aumenta, también aumenta su capacidad de absorber agua por acción capilar, la capacidad de absorber la humedad depende del tamaño de los vacíos y de la accesibilidad de los mismos al agua en la superficie.

La madera, por ejemplo, tiene un gran contenido de vacío, pero el agua superficial se absorbe muy lentamente, no existe una correlación directa entre la porosidad y otras propiedades como la durabilidad, una cantidad a calcular es:

POROSIDAD = (VOLUMEN DE POROS / VOLUMEN TOTAL) x 100

Si se conoce la densidad aparente y la densidad del material:

POROSIDAD = (DENSIDAD APARENTE – DENSIDAD DEL MATERIAL) / DENSIDAD DEL MATERAL * 100

Los ladrillos comunes pueden absorber grandes cantidades de agua, hasta un 20% y muchos tipos son susceptibles de sufrir vicios constructivos por heladas. Los ladrillos mecanizados absorben sólo alrededor del 6% y tienen una excelente resistencia a las heladas. Siempre es mejor mantener los ladrillos lo más secos posible antes, durante y después de la construcción.

Por Eflorescencia y Manchas

En algunos casos, los ladrillos se ven afectados por vicios constructivos debidos a eflorescencias o manchas, provenientes de materiales adyacentes o de fuentes externas tales como agentes de limpieza. Cada uno tiene una composición química particular y un medio único de eliminación.

El origen de la eflorescencia, mancha o material extraño es el primer paso para devolver a la mampostería su apariencia adecuada, las manchas a menudo se identifican mal o se confunden con eflorescencias, debido a que identificar correctamente una eflorescencia o una mancha puede ser difícil, se recomienda que profesionales experimentados verifiquen la eflorescencia o el tipo de mancha.

Una identificación errónea puede dar lugar a la aplicación de un método de corrección inadecuado, cuando se identifican correctamente, las eflorescencias y las manchas generalmente se pueden eliminar, mientras que los métodos de corrección inapropiados pueden provocar más manchas o daños en la mampostería.

Eflorescencia

La eflorescencia es común en la albañilería nueva, es causado por sales solubles en solución que se traen a la superficie a medida que el agua en el muro se seca. Por lo general es un problema inofensivo, temporal, ocurre en primavera después de un invierno húmedo, la principal preocupación es el aspecto antiestético causado por la tinción blanca que produce. Los vicios ocultos por eflorescencias persistente puede indicar un defecto de diseño o construcción que permite que la mampostería se sature y permanezca saturada.

La eflorescencia es causada por un número de sales solubles incluyendo los sulfatos o carbonatos de calcio, sodio, potasio y magnesio. Las sales pueden provenir de los ladrillos o pueden introducirse a través del agua de mezcla, cemento o arena utilizada para la mezcla de mortero, o incluso desde el suelo en el que se apilaron y almacenaron los ladrillos.

Las fuentes adicionales pueden incluir aire marino y prácticas desafortunadas en el lugar, como el uso de detergente líquido como plastificante de mortero, ya que el líquido lavavajillas generalmente contiene cloruro de sodio, sal común.

Como las sales son solubles en agua, a menudo se eliminan por la lluvia, aunque normalmente se pueden eliminar con un cepillo rígido si su apariencia es preocupante.

Aunque suele ser un problema inofensivo, ha habido casos de daños causados por eflorescencias. La cristalización de sales justo debajo de la superficie del ladrillo puede causar desconchado, esto se conoce como criptoflorescencia. El problema se asocia a menudo con las sales de magnesio.

La criptoflorescencia se asocia a una gran acumulación de sales y suele producirse por vicios constructivos, cuando los ladrillos viejos, relativamente débiles, se reutilizan de forma inapropiada, especialmente en zonas de humedad excesiva.

También puede ocurrir si la mampostería ha sido cubierta por un tratamiento de superficie porque las sales pueden cristalizarse detrás de la superficie tratada y forzarla a salir, el efecto sobre los ladrillos es similar al causado por el ataque de las heladas.

Por Escorrentía de Cal

La escorrentía de cal es uno de los vicios constructivos donde el exceso de agua fluye a través del material cementante. El agua puede disolver el hidróxido de calcio, o cal libre que luego se deposita en la cara del ladrillo. El hidróxido de calcio es una forma soluble de cal que se crea como hidratos de cemento Pórtland.

La fuente de la cal puede ser el cemento de las juntas de mortero o puede provenir del hormigón; por ejemplo, una cumbrera sobre un muro de ladrillo o una losa de piso incorporada en la mampostería.

El material calizo que se lava de las juntas del mortero puede deberse a la falta de protección adecuada contra la lluvia durante la construcción.

La escorrentía se ve a menudo por un goteo de los agujeros de drenaje o de las grietas de separación fina entre las juntas de ladrillo y mortero. El hidróxido de calcio reacciona con el dióxido de carbono en el aire produciendo una formación cristalina dura de carbonato de calcio. La tinción inicial se puede eliminar con agua y cepillado antes de que se carbonice, pero una vez que la reacción se haya realizado será necesaria una solución ácida.

Otras manchas

Por manchas de sales de vanadio

Estas sales producen una eflorescencia amarilla o verde en el corazón del ladrillo de color claro sobre la mampostería nueva, estas se encuentran de forma natural en ciertas arcillas.

Las manchas de vanadio se producen de manera similar a la eflorescencia, con excepción del óxido de vanadio y los sulfatos se disuelven y dan como resultado una solución que puede ser bastante ácida.

A medida que el agua se evapora de esta solución en la superficie de la mampostería, se depositan sales de vanadio, las sales de cloruro de vanadio, pueden formarse como resultado del lavado con ácido clorhídrico o muriático, sin amortiguar o por exposición excesiva a la humedad.

Es importante prevenir las manchas de vanadio, ya que pueden ser difíciles de remover y los esfuerzos de limpieza inadecuados pueden resultar en un depósito marrón e insoluble.

Para minimizar el potencial de manchas de vanadio, se recomiendan los siguientes pasos:

  • Almacene los ladrillos sobre plataformas y bajo cubiertas protectoras que no manchen.
  • Nunca utilice ni permita el uso de soluciones de ácido clorhídrico o muriático, altamente concentradas y sin diluir, para limpiar ladrillos de color claro.
  • Busque y siga las recomendaciones de limpieza del fabricante del ladrillo.

Por manchas por tinción de hierro

Los vicios constructivos por manchas de hierro suelen aparecer como una mancha en la junta de mortero, la tinción puede provenir de metal incrustado en la estructura o puede derivarse del ladrillo o de la arena de mortero.

Las manchas de hierro se pueden eliminar mecánicamente si el mortero aún es relativamente débil; de lo contrario, es posible que haya que emplear productos químicos, si aparece en el ladrillo, se debe permitir que se desgaste.

Por manchas de manganeso (marrón)

Las manchas de manganeso se manifiestan como manchas de color marrón oscuro o negro concentradas a lo largo de las juntas de mortero, es causado por el dióxido de manganeso, usado como clorante en la fabricación, que se ha disuelto en el agua de lluvia, agua de construcción o ácido muriático.

Durante el proceso de cocción de los ladrillos, los colorantes de manganeso sufren varios cambios químicos, dando como resultado compuestos de manganeso que son insolubles en agua. Tienen diferentes grados de solubilidad en ácidos débiles.

Una vez disueltos, estos compuestos pueden migrar en solución hacia la superficie de la mampostería, el ladrillo también puede absorber ácido clorhídrico ó muriático sin diluir, durante la limpieza.

Las manchas de manganeso están estrechamente relacionadas con la eflorescencia, ya que son las sales de sulfato y cloruro de manganeso las que viajan a la superficie de la mampostería. Cuando la solución llega a las juntas del mortero, las sales son neutralizadas por el cemento o la cal del mortero, produciendo hidróxido de manganeso insoluble. El precipitado de hidróxido de manganeso se deposita en la junta del mortero y, cuando se seca, se convierte en tetróxido de manganeso marrón, dando como resultado la mancha.

Los depósitos de silicato aparecen como manchas blancas o grises desiguales en la cara de ladrillo o en las juntas de mortero. A menudo aparece como marcas de recorrido verticales, que no desaparecen cuando se mojan. La causa es un pre-humedecimiento o enjuague inadecuado cuando se limpia con ácido muriático u otras soluciones ácidas.

El mortero que es disuelto por el ácido es absorbido por la superficie del muro seco para producir sales de silicato insolubles comúnmente conocidas como ‘scumming’. La espuma blanca también puede aparecer junto a los elementos de acabado, el hormigón prefabricado y, ocasionalmente, grandes extensiones de vidrio. Es posible que se necesite un removedor especializado para limpiar la mampostería.

Los depósitos de silicato en la mampostería de ladrillo no deben confundirse con la espuma que a veces se forma en los ladrillos durante el proceso de fabricación. Este tipo de escoria será evidente en los ladrillos antes de que sean colocados en la pared.

Por manchas de quemadura de ácido

Al limpiar ladrillos con ácido muriático, el ácido y las impurezas son absorbidos rápidamente por la mampostería porosa y no pueden enjuagarse completamente con agua, a medida que el ácido ataca los ladrillos y el mortero, se movilizan sales solubles e insolubles para crear manchas antiestéticas y desiguales de color amarillo/oro en la cara vista de los ladrillos y en las juntas del mortero. Las áreas manchadas también pueden presentar decoloración del mortero. Al igual que con las manchas blancas, puede ser necesario un removedor especializado para limpiar la mampostería.

Por manchas de soplo de cal en ladrillos

Esto se produce cuando los ladrillos de arcilla contienen pequeñas cantidades de cal. Cuando los ladrillos son cocidos, la cal se convierte en óxido de calcio o cal viva, cuando los ladrillos se mojan, el óxido de calcio comienza a apagarse. El proceso de apagado es vigoroso y puede causar una erupción en la superficie del ladrillo. El soplado con cal también puede ocurrir en revoques y enfoscados.

Por manchas por ataque de sulfato

El ataque de sulfato es un problema serio ya que puede causar el desmoronamiento de la junta del mortero y la expansión e inestabilidad en el muro. Es causada por una reacción entre los sulfatos en solución y un constituyente del cemento Portland común conocido como aluminato tricálcico.

El ataque de sulfato se basa en una serie de condiciones que ocurren simultáneamente; requiere saturación de agua durante un período relativamente largo, una fuente de sulfatos y una cantidad razonable de aluminato tricálcico. Incluso cuando estos factores existen simultáneamente, el ataque tardará un tiempo relativamente largo en desarrollarse. La tasa de deterioro se ve afectada por la cantidad y el tipo de sulfato, los sulfatos de magnesio y potasio son los más agresivos.

La reacción entre los sulfatos y el aluminato tricálcico forma un compuesto conocido como sulfato de calcio. Este compuesto se expande a medida que se forma, provocando grietas en las juntas de mortero, seguidas de un deterioro general y la pérdida unión del mortero, a medida que la cara de la junta y el mortero se agrieta y se desmorona.

Las grietas pueden estar en el borde de la junta de mortero o en el centro. La expansión, que provoca inclinaciones y abultamientos, agrava la inestabilidad de la mampostería provocada por el deterioro del mortero. a veces las caras de los ladrillos se desgastan, más comúnmente alrededor de sus bordes.

La fuente de sulfato pueden ser los propios ladrillos, pero también pueden ser introducidos desde el suelo o desde la contaminación del aire, una fuente adicional son los gases de escape de los aparatos de combustión lenta.

Los vicios constructivos por sulfato generalmente ocurre en situaciones que están particularmente expuestas a cantidades relativamente grandes de agua.

Una consecuencia común del ataque de sulfato en las chimeneas es una inclinación pronunciada causada por los diferentes ciclos de humectación y secado entre diferentes elevaciones. En las chimeneas se puede depositar sulfato adicional por el proceso de combustión y se puede introducir agua adicional de la condensación dentro de la propia chimenea.

Fuente | solucionesespeciales.net 📧 info@SolucionesEspeciales.Net
Vicios Constructivos en los Muros de Mampostería

Administradora de | CivilGeeks.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad