La buena disposición que se adopte para el almacenamiento de los insumos del concreto, contribuye a la buena marcha de la obra, y permite la producción eficiente de un concreto de calidad.

Almacenamiento del cemento y agregados

El diseño general de las instalaciones de almacenamiento, se efectúa en la etapa previa de la construcción, teniendo en cuenta entre otros los siguientes parámetros:

  • Ubicación y características del área donde se asienta la construcción.
  • Espacios disponibles.
  • Consumo promedio de concreto de acuerdo al cronograma de la obra.
  • Consumo máximo y duración del período en el cual se realiza la mayor producción de concreto.
  • Forma y medios de aprovisionamiento de los materiales.
  • Stock mínimo que es conveniente mantener.
  • Ubicación de las mezcladoras de la central de mezcla.
  • Evaluación de las alternativas de instalaciones de almacenamiento aplicables.

EL CEMENTO

  • El cemento que se mantiene seco conserva sus características. Almacenado en envase estancos o en ambientes de temperatura y humedad controlada, su duración será indefinida. En las obras se requiere adoptar disposiciones adecuadas para que el cemento se mantenga en buenas condiciones, por un espacio de tiempo determinado.
  • Lo esencial es conservar el cemento seco, para lo cual debe cuidarse que no sea afectado por la acción de la humedad directa, además se evitará la acción del aire húmedo.
  • En obras grandes o en aquellos casos en el que el cemento deba almacenarse por un tiempo considerable, se deberá proveer una bodega, de tamaño adecuado sin aberturas ni negritas, que pueda mantener el ambiente lo más seco posible. En los casos en que sea previsible la presencia de lluvias, el techo tendrá la pendiente adecuada.
  • El piso deberá ser de preferencia de tablas, que se elevan sobre  el suelo natural para evitar el paso de la humedad. Eventualmente se pueden usar tarimas de madera.
  • Las bolsas se deberán apilar juntas, de manera de minimizar la circulación del aire, dejando un espacio alrededor de las paredes.
  • Las puertas y las ventanas deberán estar permanentemente cerradas.
  • El apilamiento del cemento, por periodos no mayores de 60 días, podrá llegar hasta una altura de doce bolsas. Para mayores periodos de almacenamiento el límite recomendado es el de ocho bolsas, para evitar la compactación del cemento.
  • Las bolsas de cemento se dispondrán de manera que se facilite su utilización  de acuerdo al orden cronológico de recepción, a fin de evitar el envejecimiento de determinadas partidas.
  • No deberá aceptarse, de acuerdo a lo establecido en la norma, bolsas deterioradas o que manifiesten señales de endurecimiento del cemento.
  • En obras pequeñas, o cuando el cemento va a estar almacenado en periodos cortos de no más de 77 días, puede almacenarse con una mínima protección, por ejemplo, sobre una base afirmada de concreto pobre y la protección de una cobertura, con lonas o láminas de plástico.
  • Las cubiertas deberán rebasar los bordes para evitar la penetración de la lluvia a la plataforma.
  • El recubrimiento deberá afirmarse en la parte inferior y si es posible en la superficie para evitar que sea levantada por el viento.
  • En todos los casos el piso deberá estar separado del terreno natural y asegurar que se mantenga seco.

DE LOS AGREGADOS

El almacenamiento de los agregados debe garantizar continuidad para la fabricación del concreto, evitando los siguientes desarreglos:

  • La mezcla de agregados de origen y tamaños diferentes.
  • La segregación.
  • La contaminación (suciedad) con sustancias perjudiciales.
  • Variaciones en el contenido de humedad.

Los agregados deben de colocarse en terreno duro y seco, limpiando el suelo de materiales arcillosos o sustancias orgánicas.