DEL EMPLEO DE ADITIVOS

Se denomina aditivo a las sustancias añadidas a los componentes de fundamentales de concreto con el propósito de modificar alguna de sus propiedades.

Los aditivos son utilizados principalmente para mejorar una o varias de las siguientes características del concreto:

q  Aumentar la trabajabilidad, sin modificar el contenido de agua.

q  Acelerar el desarrollo de la resistencia en la primera edad.

q  Modificar el tiempo de fragua inicial.

q  Modificar la velocidad de producción de calor de hidratación.

q  Reducir le exudación y sangrado.

q  Aumentar la durabilidad.

q  Disminuir la segregación

q  Reducir LA contracción

q  Mejorar la adherencia del concreto al acero.

Los aditivos que actúan sobre los componentes del cemento en el proceso de hidratación se clasifican como aditivos químicos. Los aditivos no reactivos, compuestos por partículas muy finas como coloide, se tipifican como aditivos físicos.

ADITIVOS QUIMICOS

Los aditivos químicos son considerados en la norma de acuerdo a la siguiente clasificación:

q  Aditivo plastificante, reductor de agua; que mejora la consistencia del concreto y reduce la cantidad de agua de mezclado requerida para producir concreto de consistencia determinada.

q  Aditivo retardador, que alarga el tiempo de fraguado del concreto.

q  Aditivo acelerador, que acorta el fraguado y el desarrollo de la resistencia inicial de concreto.

q  Aditivo plastificante y retardador, que reduce la cantidad de agua mezclado requerida para producir un concreto de una consistencia dada y retarda el fraguado.

q  Aditivo plantificarte y acelerador, que reduce la cantidad de agua de mezclado requerida para producir un concreto de una consistencia dada y acelera su fraguado y el desarrollo de su resistencia inicial.

CONSIDERACIONES PREVIAS

Es conveniente evaluar, previamente al empleo de aditivos, la posibilidad de obtener el comportamiento requerido del concreto por modificaciones en el proporcionamiento de la mezcla o la selección de materiales más apropiados. En todo caso, debe realizarse un estudio cuidadoso del costo, para determinar la opción más ventajosa.

Los aditivos por lo general afectan varias propiedades del concreto, tanto en su estado fresco como endurecido. Puede ocurrir que mientras una mejora favorablemente, otras cambien en forma adversa. Por ejemplo, es bien sabido que la durabilidad del concreto se incrementa con la incorporación del aire, pero su resistencia disminuye.

Los efectos de los aditivos sobre el concreto varían por las condiciones atmosféricas y factores intrínsecos del concreto como son: el contenido del agua, el tipo de cemento, la duración del mezclado, etc. De esta manera, las recomendaciones del fabricante sobre la dosificación del aditivo, deben ser comprobadas en las condiciones propias de la obra.

El empleo de un aditivo significa una ventaja económica en el concreto es necesario: comparar el costo de los ingredientes de  mezcla del concreto con o sin aditivo; establecer la diferencia de costos de control de concreto, generalmente mayores en el caso de uso de aditivos y el costo de la colocación, terminando y curado del concreto, en muchos casos favorecidos por los aditivos.

Finalmente debe tenerse en cuenta que ningún aditivo puede subsanar las deficiencias de una mezcla de concreto mal dosificada.       

REQUISITOS DE COMERCIALIZACION

El proveedor deberá entregar el aditivo envasado en recipientes que aseguren su conservación, llevando impreso con caracteres legibles, la siguiente información:

q  La marca registrada, nombre y apellido o razón social del fabricante y del responsable de la comercialización del producto (representante, fraccionador, vendedor, importador, etc).

q  El tipo de aditivo, según la clasificación establecida en las normas.

q  El contenido neto, en masa o volumen, en unidades del SI, refiriendo los volúmenes, para aditivos líquidos, a la temperatura de 20º C.

q  Dosificación máxima o mínima a emplear, de acuerdo a la propiedad que se desea modificar.

q  La fecha de fabricación y la fecha de vencimiento.

Los aditivos no deberán almacenarse por un periodo mayor de 6 meses. En caso contrario, deberán efectuarse ensayos para evaluar su calidad antes de su uso.

El usuario, en el caso de emplear los aditivos en elementos de concreto pretensado, deberá requerir del fabricante o su representante, constancia escrita del contenido de cloruros del aditivo expresado en concentración de sal metálica, y si han sido añadidos o no cloruros en su elaboración.

DEL USO

La mayoría de los aditivos se comercializa en forma de soluciones acuosas; sin embargo, algunos se venden en forma de polvos solubles en agua y eventualmente en pasta.

Los aditivos líquidos se prefieren por la ventaja de encontrarse ya diluidos y facilitar la dosificación. Los aditivos polvurulentos son susceptibles a la humedad  y es necesario cuidar su conservación.

Cuando se precisa emplear 2 aditivos distintos, debe evitarse la mezcla previa de ambos, incorporándolos por intervalos separados a la mezcladora.

Las soluciones con el aditivo no deben entrar en contacto directo con el cemento, por lo que recomienda agregar el aditivo cuando los materiales y gran parte del agua se encuentren en proceso de mezclado. Debe cuidarse que el aditivo se distribuya uniformemente en la mezcla. Para lograrlo debe añadirse un tiempo prudencial antes del término de la operación.

En ocasiones, se procede a realizar una disolución previa del aditivo en agua, para asegurar la exactitud de la dosificación, al incrementarse el volumen a medir.

El agua de solución debe ser considerada como una parte del contenido total, para no alterar la relación agua-cemento especificada.

Los resultados del uso de aditivos dependen de los sistemas de preparación y dosificación. Los aditivos en polvo se dosifican por peso y los aditivos líquidos por peso y volumen. Existen en el mercado varios tipos de dosificadores, con diferente nivel de automatismo, pero en la mayoría de los casos, es posible la inspección visual de la cantidad dosificada.

OTROS TIPOS DE ADITIVOS

q  Incorporadores de aire, que producen la formación de pequeñas burbujas, en reducida cantidad y uniformemente repartidas en el concreto, mejorando la Trabajabilidad y durabilidad frente a la acción destructiva del congelamiento y deshielo; con eventual reducción de las resistencias mecánicas.

q  Reguladores de formación para reducir al mínimo los efectos de la contracción del concreto.

q  Adhesivos, que mejoran la adherencia con la armadura de refuerzos.

q  Fungicidas, germicidas e insecticidas, que evitan la formación de bacterias y hongos en ciertas estructuras.

q  Anticongelantes y antiheladizos, que mejoran la resistencia del concreto en climas fríos.

q  Impermeabilizantes e inhibidores de corrosión.

q  También se consideran entre los aditivos los productos cuya acción química genera burbujas de gas en el concreto fresco, disminuyendo apreciablemente la densidad una vez endurecido.

q  Asimismo, los pigmentos, materiales inertes finamiento divididos que dan coloración a la superficie del concreto.

ACEPTACION

El A.C.I. estable que los aditivos deben probarse para su aceptación, por uno o más de los siguientes motivos:

a)         Para determinar que cumplen con las especificaciones de compra.

b)         Para evaluar los efectos del aditivo en las propiedades del concreto que se va a fabricar con materiales de la obra y bajo las condiciones previstas de ambiente y procedimientos de construcción.

c)         Para determinar la uniformidad entre diferentes lotes del producto.

d)         Para proporcionar datos que muestren que cualquier lote es igual a los suministrados previamente.

El concreto con el aditivo ensayado comparativamente con el de referencia, deberá cumplir con los requisitos de la Tabla 1.