La manta de hormigón es un producto novedoso, simple de fácil manipulación e instalación que puede ser utilizado en una gran variedad de quehaceres en ingeniería, desde impermeabilización de techos, hasta protecciones permanentes de taludes. En este artículo les presentamos un breve resumen de las principales características que han hecho ganador a este producto de un sinnúmero de premios internacionales.

Colocación de la malla en protección de un talud. Foto por Concrete Canvas

Básicamente está compuesto de una microfibra (que previene el agrietamiento, absorbe la energía de impactos y proporciona un modo de falla estable) que por un lado está recubierta por cemento seco, con algunos aditivos especiales que impiden que absorba humedad ambiental durante su fabricación, pero que permite que se adhiera perfectamente a la malla de microfibra. El otro lado y hacia los extremos, posee una capa de PVC que la impermeabiliza totalmente, al tiempo que le permite la flexibilidad necesaria para transportarla fácilmente en rollos.

Una vez que el terreno base está conformado, se coloca sobre éste y luego se hidrata bien sea por aspersión o por inundación del producto. Una vez que el concreto ha fraguado, las fibras refuerzan el hormigón, previniendo la propagación de fisuras y proporcionando un modo de falla seguro en forma plástica.

Ya hidratada, la Manta de Hormigón permanece trabajable durante aproximadamente 2 horas, y dentro de las 24 horas siguientes alcanza el 80% de su resistencia. Antes de que fragüe, la manta puede ser cortada o adaptada utilizando herramientas manuales básicas. Puede fabricarse con acelerantes o retardantes para aplicaciones especiales.

La Manta de Hormigón es químicamente resistente, se comporta bien frente a los agentes climáticos y no es degradable por los rayos UV. Este producto se fabrica en rollos de 1.1 m de ancho y en 3 espesores: 5, 8 y 13 mm.

Entre sus principales características podemos resumir: Fácil de usar, de  rápida instalación y uso en obra, flexible, se adapta perfectamente a superficies, fuerte, durable, resistente al agua y al fuego.

Entre sus principales aplicaciones tenemos:

  • Techos  e Impermeabilización de techos
  • Revestimiento de Zanjas
  • Enconfrado de alcantarillas de concreto
  • Recubrimientos de terreno
  • Recubrimiento de asbesto
  • Revestimiento de techos, túneles y edificios.