El pasado mes de noviembre entraron en vigor las propuestas sobre el cambio climático acordadas en la Cumbre de París de 2015, cuyo principal objetivo es el de limitar el calentamiento global, y, en este artículo os vamos a exponer algunos de los factores que afectan directamente a América Latina.

Es posible que muchas personas de la región se sientan ajenas a las imposiciones que conllevan estos acuerdos, pero la realidad es que tendrá un impacto notable tanto sobre los ciudadanos como sobre las economías de los países de Latinoamérica

El aspecto fundamental de este acuerdo está relacionado con el clima. Actualmente América Latina es responsable directo de alrededor del 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero, en este sentido Centroamérica es una de las regiones que más afectadas se puede ver por la subida de la temperatura, aumentando el riesgo de sequías y olas de calor en la zona.

En lo que atañe al clima extremo Honduras es uno de los países más perjudicados, ya que, cada año pierde alrededor del 3% de sus bosques por la tala ilegal, y, esto tiene doble efecto negativo. Por una parte se altera de forma irremediable el ecosistema, pero además se elimina la principal herramienta para absorber naturalmente las emisiones de dióxido de carbono.

Otro de los objetivos fundamentales de la Cumbre de París es intentar reducir al máximo la dependencia de los combustibles fósiles, algo que afectará de forma notoria a países como Bolivia, Colombia, México, Perú y Venezuela, cuyas economías dependen directamente de la industria del petróleo y el gas.

Deforestación de la selva amazónica

En sentido positivo en el otro extremo se encuentra Uruguay, que lleva años haciendo grandes inversiones en las energías renovables y en la actualidad el 95% de la electricidad demandada por la población proviene de este tipo de fuentes. Además otros países como Chile, México y Brasil resultan muy interesantes para realizar inversiones en energía eólica.

Un tema que siempre es noticia en Sudamérica es la defensa de la selva amazónica de la que depende la existencia de millones de personas, y, en gran medida la capacidad para reducir las emisiones a la atmósfera en la zona dependen directamente de frenar en seco la deforestación.

Como podéis comprobar el cambio climático también es uno de los grandes problemas que afectan a toda América, por este motivo nuestra sociedad requiere de la labor activa y concienzuda de los ingenieros ambientales. Si quieres trabajar en este ámbito tienes que formarte con nuestra Maestría Internacional en Ingeniería y Gestión Ambiental, ahora becada al 50% por la Organización de los Estados Americanos.

Maestría Internacional en Ingeniería y Gestión Ambiental