El drenaje es una tecnología que tiene como objetivo eliminar el exceso de agua que se puede acumular, tanto en la superficie como en el interior del suelo, con el fin de proporcionar las condiciones de aireación y actividad biológica necesarias para el crecimiento y desarrollo de las raíces.

En drenaje subsuperficial, el problema consiste en un exceso de agua en el perfil del suelo, debido a la presencia de una napa freática, permanente o fluctuante, ubicada sobre una estrata impermeable.

En este modelo se considera un área independiente sin aportes externos y en tal caso las "entradas" se reducen sólo a la precipitación sobre el área, la cual es afectada por el sistema suelo-cobertura que regula las "salidas" que son la evapotranspiración, infiltración y escorrentía.

Conociendo el comportamiento de la precipitación, la variación de la evaporación e infiltración y el efecto regulador del sistema suelo-cobertura, puede determinarse la escorrentía, la cual constituye la información básica para el cálculo de la red de drenaje.

imagen uno

 

Componentes de un sistema de drenaje subsuperficial.

Un sistema de drenes subsuperficiales tiene como objetivo fundamental el control de la profundidad de la napa freática, de forma tal que el balance de aguas y sales dentro de la zona radicular sea el óptimo para los requerimientos del cultivo en una condición de suelos y clima específico.

Para lograr este objetivo, un sistema de drenes subsuperficiales consta fundamentalmente de tres tipos de drenes: laterales, colectores y dren principal. Los drenes laterales generalmente se disponen paralelos unos a otros y tienen como misión principal el control de la profundidad de la napa. Los drenes colectores, aunque eventualmente también drenan el terreno adyacente, su misión fundamental es transportar el agua extraída por los laterales hasta el dren principal donde se produce la descarga del sistema. El dren principal, que puede ser artificial o natural (río, estero, otro.), es el que en definitiva recoge los excedentes provenientes de varios sistemas.

La relación entre laterales y colectores puede ser simple o compuesta. Se entiende por una red simple cuando laterales de tubo descargan en colectores zanja. Se entiende por una red compuesta cuando laterales de tubo o zanja descargan en colectores de tubo o zanja, respectivamente. La primera forma de diseño (tubo-zanja) es utilizada frecuentemente por las ventajas que tiene para el mantenimiento de la red.

Componentes del sistema de drenaje superficial.

Un sistema de drenaje superficial tiene dos componentes: el primero es la red colectora y el segundo consiste en diversas prácticas de acondicionamiento superficial del terreno, con tal de facilitar el flujo del exceso de agua hacia los colectores.

El primer componente, la red colectora, consistente en zanjas y tuberías, ha sido el más estudiado hasta ahora y en la actualidad existen métodos suficientemente aceptables para realizar el diseño, cálculo y cubicación respectiva.

El segundo componente es más complicado puesto que depende del microrelieve del terreno y hasta ahora no existe un método suficientemente probado para permitir un diseño racional. En algunos casos, este último aspecto se resuelve utilizando métodos de acondicionamiento superficial, que modifican la topografía y el microrelive del terreno, a fin de proporcionar pendientes que permitan una rápida evacuación de las aguas. Para este mismo fin, también pueden utilizarse los drenes topo, que cumplen el objetivo de recolectar y conducir el agua de saturación hacia los colectores.

imagen dos

 

Objetivos de un Drenaje Superficial.

  • El objetivo primordial es que el agua superficial que entren en contacto con el suelo o roca sea el mínimo posible y de UNA manera controlada.
  • Así como garantizar el control de la erosión.

Actores que intervienen en el diseño de los drenajes superficiales

  • Intensidad, distribución espacial y temporal de las precipitaciones.
  • Compactación natural
  • Presencia de estructuras en el macizo rocoso o fracturación del terreno.
  • Vegetación, facilita la infiltración de agua, porque impide la compactación del suelo.
  • Pendiente, terrenos con mayor pendiente dificulta la infiltración de agua.
  • Urbanización del área
  • La elección del sistema de drenaje más conveniente.

imagen tres

 

Causas del problema

El exceso de agua sobre el suelo o en el interior del mismo, puede ser ocasionado principalmente por la conjunción de uno o más de los siguientes factores: precipitaciones, inundaciones, riegos, suelo, topografía y filtraciones.

Precipitaciones.

La acción de la precipitación se manifiesta fundamentalmente en la zona húmeda. En estas zonas, la precipitación excede a la evaporación y, en consecuencia, hay períodos de exceso de humedad, durante los cuales el suelo se encuentra saturado, y al ocurrir nuevas lluvias, el agua no puede ser absorbida, aumentando el escurrimiento y produciendo acumulación en los terrenos ubicados en posición más baja.

lluvia

 

Inundaciones.

Las inundaciones son una causa frecuente de problemas de drenaje, particularmente en los terrenos adyacentes a los ríos y esteros. Lluvias de alta intensidad en la parte alta de las hoyas hidrográficas, crean un aumento considerable del caudal de los ríos, los cuales al no ser contenidos en el cauce normal, se desbordan provocando problemas de drenaje a lo largo del plano de inundación.

La alta precipitación en sí misma, sin embargo, no es la única causante. El mal mantenimiento del cauce de los ríos y esteros, puede ser en muchas ocasiones el factor determinante en su desbordamiento.

inundacion

 

 

Suelos.

Las características de textura, estructura y de estratificación, son determinantes en la formación de problemas de mal drenaje. Los casos más importantes al respecto son los siguientes:

Suelos de texturas finas (arcillosas), y de estructura masiva en la estrata superficial, tienen una baja velocidad de infiltración.

Ocurrencia de depósitos de limo en la superficie de los suelos, formando costras que impiden la infiltración.

Suelos estratificados, particularmente aquellos que se encuentran en planos depositacionales de ríos ("vegas") o de cenizas volcánicas, presentan estratos que se comportan como impermeables e impiden el movimiento vertical del agua.

Topografía.

Se distinguen tres casos característicos, en que la topografía es causante del problema de drenaje.

Topografías muy planas (< 0,5%), que impiden el libre escurrimiento de las aguas y con frecuencia causan acumulación superficial. Este efecto se agrava con la existencia de microrelieve con pequeñas o medianas depresiones.

Suelos de lomaje, de topografía ondulada, tienen un alto escurrimiento superficial y los excesos se acumulan en las depresiones. Si éstas no poseen una adecuada salida natural, se presentan severos problemas localizados.

Microrelieve con depresiones pequeñas y medianas, que dificultan el movimiento superficial del agua.

Filtraciones.

La red extra e intrapredial de canales de riego, construidos casi en su totalidad directamente en tierra, presentan filtraciones laterales de mayor o menor grado, que van a abastecer la napa freática, o afloran a la superficie en sectores de posición más baja.

Conclusión

Se logró determinar las causas que provocan el problema de mal drenaje de los suelos, la topografía casi plana, la textura fina, laderas adyacentes, napa freática cerca de la superficie, altas precipitaciones, como se puede observar todas estas condiciones son del tipo natural, la única forma de batallar con este problema es la construcción de un buen sistema de drenaje.

En el estudio de suelos se logró determinar la textura de los diferentes horizontes del suelo, el nivel de la napa freática, la profundidad del estrato impermeable, la porosidad y la permeabilidad (todos estos datos se encuentra en la ingeniería del proyecto).

drenaje

 

Recomendaciones

Valerse de todas las teorías y métodos posibles para establecer soluciones a los problemas que pudieran encontrarse en el proceso de desarrollo del proyecto.

Se recomienda el uso de árboles de problemas, para tener una clara idea de los problemas y las posibles soluciones para el proyecto de drenaje.

Se recomienda realizar el levantamiento taquimétrico del terreno normalmente como si fuera un levantamiento topográfico, se debe considerar que la cota que tiene el terreno no es la cota con la que se tiene que realizar el plano de isobatas, sino a esta cota restarle la diferencia del nivel freático, para obtener las cotas verdaderas de los distintos niveles freáticos, con estas cotas verdaderas recién se realiza el plano de isobatas. se tiene que hacer esto porque no se puede meter la mira en el hoyo y medir el nivel de la capa freática con respecto al nivel del mar.

 

 

Fuente:

www.academia.edu

www.monografias.com