Las épocas de exámenes traen de cabeza a los estudiantes, pero como para todo, existen algunas técnicas que nos las hacen más llevaderas. A continuación  algunos consejos que esperamos les sean de utilidad.

Estudiar para algún examen o prueba puede ser muy difícil y estresante. De hecho, para muchas personas es difícil concentrarse en la actividad que intentan realizar. Sin embargo, hay algunas cosas sencillas que puedes hacer para poder concentrarte en el estudio, tales como encontrar un lugar tranquilo para estudiar y evitar escuchar música.

estudiante

 

CONSEJOS DE ESTUDIO:

Encuentra el ambiente apropiado para estudiar.

Tu habitación o el salón de clases no siempre son los mejores lugares. Encuentra un lugar agradable, silencioso, con una silla cómoda, como la sala de estar, de preferencia sin una televisión, computadora o teléfono celular al alcance.

La biblioteca suele ser un buen lugar para estudiar porque es silenciosa y te ofrece pocas distracciones.

biblioteca

 

Escribe a mano en un papel.

Escribe en un papel lo que tratas de estudiar para retenerlo más fácilmente. Las investigaciones realizadas sobre el tema afirman que el hecho de escribir produce la realimentación del cerebro, dando lugar a una memoria motora que hace que sea más fácil recordar la información a largo plazo. La mecanografía o la grabación de voz propia no tienen el mismo resultado. Así que, aunque te lleve más tiempo es lo mejor que puedes hacer.

Reúne los materiales antes de empezar a estudiar.

No te levantes a traer lápices, resaltadores o reglas a mitad de tu estudio. En ocasiones esto puede distraerte bastante, así que prepara todo lo que necesites.

materiales

 

Muévete!

Aunque no lo parezca, el lugar en el que estudias también puede producir distintos efectos en los estudios. Si has estado estudiando en tu habitación, muévete a la mesa de la cocina o desplázate hasta la biblioteca. Puede ayudarte a mantener la mente despejada, además de mejorarla.

Prueba con la meditación.

Está científicamente demostrado que la meditación mejora los resultados de los exámenes: un estudio reciente de la Universidad de California, en Santa Bárbara concretamente, afirma que muchos estudiantes universitarios mejoraron su capacidad de cara a los exámenes gracias a la meditación, mientras que otro estudio demostró que los estudiantes que meditaban antes de una conferencia obtenían mejores calificaciones en el test que se realizaba tras la dicha conferencia que los estudiantes que no habían meditado. Durante las semanas previas al examen, has de intentar sentarte en silencio y concentrarte, haciendo respiraciones pausadas durante 5 minutos al día, por la mañana y por la noche, para mejorar la concentración y aclarar la mente.

meditacion

 

Tómate un respiro.

Estudiar más no necesariamente significa estudiar mejor: los estudios han demostrado que hacer un descanso cada 10 minutos para caminar puede ayudar a mejorar tu concentración hasta dos horas más tarde.

Ponte a prueba.

Hacerse un examen a uno/a mismo/a puede ser una forma efectiva de paliar los nervios que existen antes de un examen y repasar aquellos conocimientos que tengamos en el olvido. Las investigaciones nos muestran que los métodos de estudio activo son más efectivos que otras estrategias (como resumir o subrayar).

prueba

 

Motívate.

Si has repasado lo suficiente y te has preparado para el examen, lo harás bien. Disfruta del examen mientras lo realices. No creas que el examen sea demasiado complejo, sino más bien considéralo un desafío para tu aprendizaje.

motivacion

 

Bebe mucha agua.

Esto es muy importante: si has tomado mucho café o bebidas energéticas, algo a lo que se suele recurrir durante épocas de exámenes, y que tienen un efecto deshidratante en nuestro cuerpo, debemos tener siempre una botella de agua a mano cuando estamos estudiando. La deshidratación (aunque sea leve) puede deteriorar la función cognitiva, así como el rendimiento mental.

Reúne algunos bocadillos.

No ingieras bebidas energéticas o café, porque tarde o temprano decaerás. Las barras de granola, fruta y agua son mejores porque son simples y efectivas en la liberación de carbohidratos.

bocadillos

 

No te satures.

estudiarlo todo el día antes, puede parecer una manera segura de adquirir los conocimientos, de que te queda todo claro, pero en realidad es contraproducente: no sólo vas a estar agotado cuando llegues al examen, sino que tucerebro va a estar cansado y no te será posible recordarlo todo ala perfección, como si estuvieras descansado. No existe una solución rápida para aprobar los exámenes, así que nuestra recomendación es que empieces a preparar los exámenes un mes antes, a tu ritmo y con tiempo para descansar la noche anterior al examen.

es malo

 

Haz un grupo de estudio.

Estudiar en grupo puede ser útil siempre que elijas a la gente adecuada y que te concentres en los apuntes. Trata de limitar el grupo a un máximo de 3 o 4 miembros y hacer una lista de las cosas que vais a estudiar cada vez que quedéis.

grupo

 

 

Divide y vencerás.

No todos los exámenes que haces tienen la misma dificultad, con lo cual no hay por qué estudiar siempre de la misma manera, ni dedicar el mismo tiempo a todas las pruebas: debes evaluar tú mismo el examen en función de la dificultad y los conocimientos que tengas, dejar que te lleven más tiempo unos epígrafes u otros..

Escucha música para relajarte.

Escuchar música clásica puede ayudar a la mente a mantener la concentración. Las investigaciones han demostrado que los trabajadores que escuchan música realizan sus tareas de manera más eficiente que los que no lo hacen, así que ¿por qué no hacer lo mismo con nuestros estudios?

musica

 

Siéntate y estudia.

Tienes todo lo que necesitas justo frente a ti y no debes postergarlo. Solo eres tú y tu material de estudio. Bueno, ¿qué estas esperando?

  • Usa tarjetas didácticas y apuntes para tu beneficio. Las tarjetas son útiles para algunas personas, ya que contienen información importante en un espacio reducido. Úsalas si crees que son útiles para ti. Sácalas de forma secuencial u ordénalas de acuerdo a un esquema diferente si quieres darle algún sentido.
  • Asegúrate de utilizar herramientas nemotécnicas. Estas son una herramienta de memorización. Toma información importante y conviértela en una canción o colócala en forma de acrónimo (recuerda VIBGYOR?) para ayudarte a recordar cuando intentes recordar.
  • Asegúrate de aprender la información más importante primero, luego sigue con el resto. Estudia para comprender los conceptos antes de irte por las ramas. Esto te dará un conocimiento básico de comprensión para luego profundizarlo.

 

sientate

 

REFLEXIONES QUE DEBO TOMAR EN CUENTA

Mi ocupación principal

Se supone que el estudiar es mi ocupación principal, puesto que estoy invirtiendo gran parte de mi tiempo y recursos económicos en mi formación profesional. ¿Estoy realmente aprovechando todas las oportunidades que se me brindan para mi educación, o las estoy desperdiciando?

Mi madurez

Una probable indicación de mi madurez, no es tanto lo que yo prometa para el futuro, sino la forma de enfrentar mis responsabilidades actuales:

¿Aprovecho las horas de clase, o asisto solamente para que no me pongan falta? ¿Estudio sólo para aprobar, o estudio para aprender bien? ¿Aprovecho los libros de texto, o sólo los compro y los guardo? ¿Hago yo mismo las tareas o las copio? ¿Aprovecho las horas de estudio o las desperdicio? ¿Resuelvo los exámenes yo mismo o trato de copiarlos? ¿Me sujeto a un horario de estudio, o dejo todo para después?

Mi plan de estudios

Muchas veces me he preguntado por qué algunas materias están en mi plan de estudios, si creo que no son necesarias en mi carrera y sí pienso que no me interesan.

En algunos casos, esas materias forman parte de la cultura general indispensable en un profesional. En otros casos, sirven de requisito para entender cursos posteriores, aunque aparentemente se crea que no tienen relación inmediata. Tenemos la responsabilidad de estudiar y aprender también esas materias. A medida que nos adentramos en ellas, el interés va aumentando.

Todas las materias que están en un plan de estudios, son valiosas en diversos grados.

Mis profesores

Como estudiante he oído con frecuencia estas quejas:

“El profesor deja muchas tareas, no explica bien su clase ni la hace interesante, exige demasiado, pone exámenes muy difíciles y es injusto al calificar”.

Es evidente que el aprovechamiento de una clase, depende tanto del profesor como de los alumnos, pero, la mayor parte de estas críticas, ¿no serán más bien excusas de los estudiantes debido a cierta falta de dedicación, de concentración, o del deseo de trabajar?. También es lógico que las clases no podrán ser interesantes cuando se es indiferente a ellas o no se tiene la voluntad de intentar entenderlas.

Mi educación requiere esfuerzo

No se adquiere una educación profesional por inspiración. La educación no significa llegar a poseer un mínimo de conocimientos con el menor esfuerzo personal. Para lograr una profesión se requiere trabajo intenso y no sólo el uso de una pequeña parte de la capacidad intelectual del individuo. Esto último es una de las fallas más importantes de algunos estudiantes.

El éxito en mis estudios

El éxito en mis estudios depende de:

  • Mi dedicación al estudio mediante una técnica adecuada.
  • Una fuerte motivación para la realización de ese esfuerzo.

Mi actitud como estudiante

El fundamento de mi futuro en la vida profesional es mi actitud como estudiante, la forma de enfrentar responsabilidades: en el estudio personal, en la importancia que reconozca a los libros de texto, en mi actitud durante las clases y los laboratorios, en la resolución de mis tareas y exámenes.

Un programa de mis actividades como estudiante, orientado convenientemente y balanceado de modo que permita el desarrollo de todas mis responsabilidades, aumentará mi calidad humana, en lo académico, en lo espiritual, en lo social y en lo físico.

exito

 

 

 

Fuente:

www.es.wikihow.com

www.escuela20.com

www.fluidos.eia.edu.co