El sistema de drenaje permite la circulación de las aguas estancadas en el terreno, a causa de las depresiones topográficas y controla la acumulación de sales en el suelo, ya que esto puede disminuir la productividad. Si en un terreno no se instala un sistema de este, cuando ocurran estos fenómenos topográficos el agua estancada provocara daños graves a la agricultura.

Ahora bien existen otros orígenes de estas aguas como es por la elevación de las aguas subterráneas, a causa del riego en exceso, o, por la elevación de las aguas del río, otra causa es por el escurrimiento superficial y por la precipitación en el área. El sistema de drenaje conduce las aguas apozadas a otra parte por medio de tuberías o de una red de canales, es importante tener en cuenta que debemos llevar una limpieza periódica en este sistema, debemos eliminar el fango y malezas los cuales podrían ocasionar que la eficiencia del sistema se pierda y tenga problemas.

Principalmente, el sistema de drenaje está compuesto por una red de canales que recogen y conducen las aguas a otra parte, fuera del área a ser drenada, impidiendo al mismo tiempo, la entrada de las aguas externas. Típicamente estos sistemas se hacen necesarios en los amplios estuarios de los grandes ríos y en los valles donde el drenaje natural es deficiente.

Cuando la zona a ser saneada se encuentra a una cota inferior a las circundantes, y está disponible un río con un considerable transporte sólido, se puede provocar el llenado de los terrenos bajos, para permitir el depósito de los sedimentos y así elevar su nivel.

Calidad del agua

Durante los eventos de precipitación, la contaminación acumulada en la superficie durante el tiempo seco es lavada y arrastrada hacia la red de colectores. El efecto del lavado de los sedimentos que durante el tiempo seco se han ido depositando en la red genera un alto impacto de contaminación sobre los medios receptores generando deterioro. Por lo tanto, la problemática de la contaminación en la escorrentía urbana y de su vertido directo al medio natural es una cuestión grave que merece la misma atención que en su día requirió el tratamiento de las aguas residuales.

El drenaje pluvial

Es el sistema que facilita el traslado del agua de lluvia para que ésta pueda ser aprovechada. Otro de sus propósitos, quizás el más importante, es evitar que las ciudades se inunden.

Un sistema de drenaje deficiente pone a una ciudad en riesgo; un ejemplo claro de las consecuencias de un diseño pobre se aprecia en la historia del huracán Katrina, que azotó al Estado norteamericano de Nueva Orleans en agosto del año 2005, ya que la inundación que siguió a dicha catástrofe tomó muchos meses en ser resuelta.

Otro peligro que supone un sistema de drenaje es la contaminación; dado que no existe un control estricto de los materiales que son desechados constantemente en las cañerías, es posible verter materiales tóxicos que amenacen silenciosamente a toda la población. Por otro lado, es importante señalar que cuando el volumen de los residuos es pequeño, el riesgo es menor.

Un drenaje geológico

Es una red de transporte superficial del agua y de los sedimentos que suele permeabilizar las capas superiores de un terreno y después constituye arroyos.

Por último, la noción de drenaje también se utiliza en medicina para denominar el utensilio que permite extraer el exceso de líquidos, a veces anormales, de una herida, cavidad o absceso.

drenaje

El drenaje subterráneo

En la agricultura, es la práctica de bajar el nivel freático del agua subterránea en campos agrícolas mediante un sistema de drenaje con el objetivo de promover la producción de los cultivos

El sistema de drenaje está compuesto de varios elementos, los más importantes son:

  • Estaciones de bombeo: cuando el agua estancada no se pueda extraer fácilmente
  • Obras de control de la erosión en el fondo de los canales
  • Canales de campos
  • Canales secundarios y principales, estos son muy profundos
  • Obras de protección de los márgenes de los canales.

MATERIALES DE DRENAJE ACTUALES

En la actualidad se usan materiales de drenaje que comprenden tuberías de drenaje y sus accesorios, envolturas y estructuras auxiliares de drenaje. Ahora están claramente establecidos sin ambigüedades criterios para diseñar tuberías de drenaje, tanto en lo que respecta a tamaño de tubería, disposición y geometría de perforaciones, así como a material de tubería. Cuando se instala un dren subterráneo en ciertos suelos puede ser necesario tomar ciertas medidas para proteger la tubería de drenaje de la entrada de partículas de suelo. Pueden entrar partículas o agregados de suelo en la tubería a través de las perforaciones de su pared, debido a la fuerza de arrastre del agua. Este proceso nunca puede impedirse completamente pero puede reducirse substancialmente o incluso paralizarse mediante el uso de material externo poroso colocado alrededor de la tubería. El medio poroso diseñado con este fin se denomina «envoltura de dren» aunque erróneamente se ha llamado con frecuencia «filtro de dren». El funcionamiento de un filtro es tal que al retener el material de suelo puede llegar a obturarse o causar la obstrucción del suelo circundante. Al contrario, una buena «envoltura de dren» restringe la entrada de sedimentos, proporciona material de alta conductividad hidráulica y estabilidad estructural en torno al dren, y no se obstruye con el tiempo. El diseño de envolturas convencionales no es un gran problema. Estas envolturas, que pertenecen a la primera generación de envolturas, son de grava, conchas trituradas o materiales orgánicos sueltos como residuo de turba.

En muchas zonas escasea o no se encuentra material envolvente de grava adecuadamente clasificada y por ello constituye el coste principal de instalar drenes. Además, el manejo y la colocación de grava alrededor de una tubería de drenaje es una operación engorrosa que origina altos costes de instalación. Esto ha llevado a buscar materiales más livianos sustitutivos de envolturas de grava. Generalmente, los materiales envolventes alternativos constaban de fibras orgánicas como las que se encuentran en residuos de cultivos. En áreas donde la grava era cara se utilizaron con éxito durante muchos años envolturas de turba ya mencionadas. En intentos posteriores para reducir el coste de sistemas de drenaje y simplificar su instalación mecánica, la segunda generación de envolturas, que incluye materiales envolventes en forma de tiras, reemplazó gradualmente a los materiales orgánicos sueltos. Un rollo de estos materiales puede transportarse en una zanjadora y colocarse sobre una tubería mientras se instala. Los primeros materiales elaborados en forma de tiras fueron de turba fibrosa, paja de lino y fibras de coco. Al mismo tiempo, una envoltura tan tradicional como la turba de alta calidad comenzó a escasear, impulsando la búsqueda de alternativas. En la década de 1960, se utilizaron tiras de láminas de fibra de vidrio que eran económicamente accesibles y fáciles de manejar.

 

 

gracias a la fuente:

www.es.wikipedia.org

www.definicion.de-drenaje

www.arqhys.com