Todo iba de acuerdo al programa. De repente falló la coordinación del equipo de trabajo, o los suministros de materiales, o un repuesto de un equipo crítico no está disponible,  o sencillamente has perdido el dominio en la gerencia del proyecto. ¿Qué hacer cuándo el proyecto se desencarrila?. Lo primero es no entrar en pánico (ya con la presión de la  posible penalización económica, ésto no resulta sencillo). A respirar hondo. Y a seguir los consejos que compartimos a continuación, antes que sea demasiado tarde.

Primero: Reagrupar: llevar a cabo una sesión estructurada con el equipo central del proyecto, para capturar el estado de las tareas de todos. El reagrupamiento puede ser en forma de una reunión, sesión de brainstorming o taller. Importante: De esta manera, a nadie en el equipo debe culparse por los elementos que salieron mal (no se trata en este momento de deducir responsabilidades, se trata de encontrar soluciones), y usted puede mostrar su agradecimiento por el aporte de todos. Permitir una libre discusión de sus preocupaciones puede ayudar a esclarecer qué salió mal en primer lugar y así asumir el control para no repetir los mismos errorer.

Segundo: Reajustar, trabajar con el equipo para alinearlo con la meta original, requisitos y resultados del proyecto. En esta etapa resulta conveniente la revisión del programa, las tareas y la reasignación de recursos, si fuera necesario.

A continuación, reinicie las expectativas de cada miembro del equipo, así como sus responsabilidades individuales. Borrón y cuenta nueva. Después de todo, es su responsabilidad como gestor del proyecto.

Por último, adhiérase al plan:  las reuniones no sirven de nada si no se logra poner en práctica los cambios necesarios para la ejecución satisfactoria del proyecto.

Es importante separar la falla en la consecusión resultados, de la incapacidad de trabajo en equipo en el grupo. La primera es generalmente responsabilidad de un individuo, la segunda es seguramente su responsabilidad como gerente de proyecto.  Aquí no hay que excusarse en los demás. Identificar correctamente las responsabilidades propias y de cada elemento del equipo, le permitirá enfocarse en el cumplimiento de los resultados esperados del proyecto, con la colaboración del equipo completo