Un estudiante de la Escuela de Ingeniería de Terrassa (Barcelona) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) Jordi Aymerich ha desarrollado un nuevo material compost --resina compuesta-- a partir de plumas de pollo, según ha informado este jueves la universidad.

La propuesta experimentada a escala de laboratorio permite valorizar las plumas de pollo para fabricar un biomaterial mediante la mezcla del residuo animal con un plástico biodegradable, el ácido poliláctico.

Para ello, el nuevo material aprovecha las propiedades aislantes de la queratina --principal componente de las plumas-- y su baja densidad, tras un proceso de estabilización, triturado y mezcla con el ácido poliláctico.

Asimismo, el estudiante ha optimizado las condiciones de fabricación de la nueva resina compuesta a través de la temperatura, la velocidad, el tiempo de procesado y los porcentajes de los materiales, que permiten una obtener un resultado satisfactorio con un 25% de plumas y un 75% de ácido poliláctico.

La propuesta, que puede tener aplicaciones industriales, da salida a la gran cantidad de plumas de pollo que genera la industria avícola, unos cinco millones de toneladas al año a nivel mundial.

Este proyecto ha ganado el premio Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales de Barcelona al mejor trabajo final de carrera de Catalunya y forma parte del grupo de investigación de la UPC de Terrassa Complumas, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, que ahora evalúa la viabilidad del nuevo material.