Mi hermano el viernes posteó  el siguiente problema por Facebook:

Alguien sabe la respuesta a este problema?: Vas por la calle y de repente ves una camisa que cuesta Q.97. 00 y no tienes dinero le pides prestado Q.50.00 a tu mamá y Q. 50.00 a tu papá... comprás la camisa y te quedan Q.3.00: Le das Q.1.00 a tu mamá y le das Q.1.00 a tu papá y Q.1.00 te queda a vos... ahora ya sólo le debés a tu mamá Q49 y a tu papá Q49 ... 49+49= 98 + 1 que era el tuyo son Q.99.00 que se hizo el otro Quetzal????"

Cuando el problema se ve de primera entrada, da qué pensar.  Cuando se analiza desde el punto de vista contable se tiene:

PASIVOS:

Deudas por pagar a papá: 50-1=49

Deudas por pagar a mamá: 50-1=49

Total= 49+49= Q. 98.00

ACTIVOS:

Camiseta: 97

Efectivo o equivalente: 1

Total= 97+1 = Q. 98.00

Como se puede apreciar, en este caso el problema no era como se había planteado, era una malinterpretación de la ecuación contable. Aquí hay otro:

Este puede agarrar con los pantalones bajos a cualquiera que no tenga clara la diferencia entre teórico y práctico. El problema de la conceptualización de los problemas es, como ya he mencionado en varios post, la idealización que se hace de los problemas y lo que se sacrifica en orden de dichas simplificaciones. En este caso, la responsable de la discrepancia conceptual radica en el espesor del corte (que en nuestras idealizaciones no figura en ninguna parte) como lo demuestra el siguente video: