Las autopistas eléctricas son la respuesta de los avances tecnológicos al sector del transporte en un mundo cada vez más conectado, para así conseguir una comunicación más segura y rápida al poner dicha tecnología al servicio de las carreteras.

 

 

Estas representan el primer sistema de conexión en la mayor parte del mundo, un sector en el que es necesario un empuje para un mejor funcionamiento y una adaptación a las necesidades medioambientales del planeta.

¿Cómo funcionan las autopistas eléctricas?

Para que comprendas la revolución que puede suponer este tipo de transporte mediante electricidad es necesario que sepas cómo es su funcionamiento. El término en sí mismo es muy posible que recuerde al funcionamiento de los tranvías o trenes, y realmente no difiere mucho de estos.

Existen una serie de cables electrificados que permiten a los camiones conectarse a estos, posibilitando una carga eléctrica hacia el vehículo, cargando así sus baterías. Para ello, además de los cables que facilitan dicha carga, el camión debe ser híbrido, por lo que tendrá una batería que la reciba y un motor diésel para cuando esta se agote, permitiendo que el vehículo nunca se detenga. Estas son algunas de las ventajas que supone este método:

  • Eliminar el uso de combustibles fósiles, lo que delimita la dependencia de estos. No depender de los precios del combustible hace abaratar costes.
  • Reducir emisiones de dióxido de carbono de manera drástica al ser vehículos híbridos, algo que en vehículos de transporte supone un gran alivio ecológico.
  • No serían necesarios los puntos de recarga de batería, lo que reduce considerablemente los costes de estaciones de servicio.
  • Reducción de costes en la fabricación de vehículos eléctricos, ya que no será necesaria la fabricación de grandes baterías para estos.
  • Mayor eficiencia en el transporte público, optimizando rutas de transporte y abaratando los costes.

eHighway: autopistas eléctricas de Alemania

Automovilísticamente hablando, Alemania supone la punta de lanza de Europa, y por ello no te extrañará que sean de los primeros en la aplicación de la tecnología eléctrica para crear una red de autopistas. El proyecto germano nace en el año 2012, y como objetivo principal se plantearon alcanzar una de las ventajas que se han comentado anteriormente: llegar a una mejora ecológica.

Para ello, han fijado diferentes planes con la finalidad de implantar de manera paulatina este método, siempre tomando como referencia el plan de Suecia, que realmente fue el pionero con un proyecto a largo plazo mucho más ambicioso. La clave del método alemán pasa por centrarse en el acoplador de potencia extensible, el cual posibilita a los camiones, que son los primeros donde se aplica esta energía, alternar cuando sea necesaria la energía eléctrica con un motor diésel.

La facilidad para realizar esta acción permite, por ejemplo, adelantar a otros vehículos más lentos en caso de ser necesario, volviendo a conectarse a la red eléctrica con total normalidad. Teniendo esto en cuenta, el gobierno alemán ha puesto en marcha proyectos paralelos:

  • Uno de ellos se basa en instalar un total de diez kilómetros de red eléctrica en una autopista nacional muy cerca de Frankfurt.
  • Otro de ellos consiste en desarrollar tres tramos diferentes para realizar diversas pruebas sobre el funcionamiento y eficacia del método.

El objetivo, además del ecológico, es crear rutas entre los lugares de descarga de mercancías con los lugares de destino y distribución de las mismas.

e-RoadArlanda: autopistas eléctricas de Suecia

Como ya te hemos comentado, el país nórdico fue el primero en poner en marcha sus planes y de manera más ambiciosa, puesto que su idea para mejorar el panorama ecológico pasa por:

  • Reducir las emisiones de dióxido de carbono hasta un 70 %, desde su comienzo hasta dos décadas después.
  • Eliminar por completo el uso de combustibles fósiles en un plazo de 23 años.

El hecho de ser los pioneros en este método pasaba por la problemática de los vehículos eléctricos para obtener autonomía, como se explica en una de las ventajas de las carreteras con raíles eléctricos.

En Suecia, el número de tramos de carretera asciende hasta un total de medio millón de kilómetros, y las estimaciones para que los vehículos híbridos circulen con absoluta autonomía sugieren que solo serían necesarios un total de 200 000, reduciendo la instalación de los raíles eléctricos a algo menos de la totalidad de kilómetros. Lo que sí es un hecho es que ha puesto en marcha el plan con éxito en un tramo de dos kilómetros, que une el aeropuerto y un centro de distribución de gran importancia.

Ahora ya conoces cómo funciona y qué beneficios tiene el sistema para conectar el mundo de manera eléctrica a través de las carreteras. Un impulso a favor de la ecología y una mayor optimización y autonomía de los vehículos eléctricos, que supondrá el avance hacia el futuro de los transportes.

 

El articulo que observo fue suministrado por la siguiente pagina, para mayor información contacte la misma:

  • Pagina: https://www.emesa-m30.es/autopistas-electricas-como-funcionan/

Created By: Ing. Nestor Luis Sánchez –  Tw: @NestorL