Uno de los aspectos más importantes de las infraestructuras es su vertiente social debido a que con su construcción lo que se busca es facilitar y mejorar la vida las personas. En este sentido, la construcción industrializada también mejora de forma notable el aspecto social en comparación con la construcción tradicional.

La seguridad laboral en una obra de construcción es una parte fundamental, debiendo haber sido estudiada en la fase de proyecto. Esta seguridad se ve notablemente mejorada en las construcciones con un mayor grado de industrialización ya que el uso de maquinaria, materiales, medios auxiliares y personal se ve reducido.

Según el estudio realizado por el Instituto Regional de Seguridad y Salud de la Comunidad de Madrid, la industrialización de la construcción presenta unas mejoras en torno al 27-50% en cuanto a seguridad se refiere respecto de la tradicional.

Por otra parte cabe destacar que las infraestructuras realizadas por medio presenta mejores características globales que las realizadas in situ debido a que su construcción está mucho más controlada. Esto hace que su durabilidad sea mayor lo que se traduce en una mejora en la sostenibilidad, reduciendo su impacto ambiental.

Si quieres profundizar en este tema, puedes hacerlo leyendo el artículo que Alejandro López Vidal realizó en el blog de Structuralia https://hubs.ly/H0jz9lL0.