No existe en la República Dominica el mínimo respeto por el peatón, es casi imposible que una persona en nuestra ciudad pueda hacer un recorrido por calles y avenidas de los barrios capitalinos o de cualquier pueblo sin que tenga que irrumpir su recorrido  en ciertos tramos, bajar a las calles para en que otro tramo volver a subir a las aceras, corriendo el riego de ser atropellado por algún vehículo de motor.

10

Nuestras autoridades Gubernamentales y sobre todo las Municipales se preocupan muy poco o nada por las personas que por cualquier motivo deben de caminar por las aceras. El mejor ejemplo de esto, es la construcción de una obra como es el metro de Santo Domingo, muchas de sus columnas ocupan las aceras o gran parte de ellas, esto lo podemos ver en las columnas que están en la Avenida Hermanas Mirabal en el municipio de Santo Domingo Norte, están ubicadas en las aceras impidiendo estas el paso adecuado de las personas, y mucho peor no hay ninguna protección, señal  o ayuda para los discapacitados, como es el caso de los no videntes o personas que usan sillas de ruedas. Este proyecto de gran envergadura económica y de repercusión importante para la población de la capital y específicamente la zona Norte de la ciudad, este proyecto que fue hecho para mejorar las condiciones de transporte de la gente no contempla que las personas antes de llegar o después de salir de cualquier estación del metro, en muchos casos deben de llegar a sus hogares o puestos de trabajo caminando por las aceras, las cuales en algunos tramos invitan al peatón a caminar por un estrecho espacio o tomar la calle para llegar a su destino.

04

 

Otro factor importante a tomar en cuenta es el de los constructores que colocan sus materiales e insumos de trabajo en las aceras sin importar que esto interrumpa el paso de las personas para poder desplazarse, asimismo los comerciantes de todo tipo y a todos los niveles se tomas las aceras como parte de sus negocios con toda normalidad y todos lo vemos como una acción adecuada. Muchos son los casos de este tipo que a diario podemos ver por todas partes de la ciudad, sin que esto llame la atención de las personas o las autoridades competentes. Se ha perdido en nuestra sociedad la capacidad de asombro a ciertas prácticas mal hechas, hemos tomado esto como algo normal y lo asumíamos como bueno y validado.

09

En otros países es una obligación proteger a los peatones, donde los comercios están regulados para poder colocarse en las aceras, donde es imposible impedir el paso de los transeúntes y en caso de que sea obligatorio por cualquier circunstancia, hay que avisarlo con cierto tiempo de anticipación y es necesario establecer las posibles rutas alternas por donde las personas puedan transitar adecuadamente.

05

Es necesario que nuestra sociedad y sobre todo las autoridades gubernamentales y municipales pongan en marcha un plan para la recuperación de las aceras ocupadas por todo aquel que de forma irrespetuosa e irresponsable invade un espacio público

02

Es pertinente que las reglas y la normativa se usen para proteger a los peatones. Es necesario regular este tipo de mala maña, es obligatorio dar seguimiento y penalizar a los reincidentes, pero sobre todo es necesaria una constante y seria supervisión para evitar que esto se repita. Obligar a los constructores a no almacenar sus materiales en los espacios destinados a los peatones. Multar y penalizar a los comercios que ocupen las aceras, dar apoyo y asistencia técnica para cuando sea necesario usar estos espacios se haga de la manera correcta y con las mejores condiciones para todos, los peatones, incentivar a las personas a caminar y usar bicicleta para ir a sus trabajos y actividades cotidianas, brindando espacios seguros y adecuados, que no represente un riesgo en ningún sentido para las personas que caminan por las aceras de nuestra ciudad.

 

Arq. Hugo Fernandez

 

Arq. Hugo Fernandez