Dicen que cuando un elefante es aún joven y débil, se le ata una pata con una fuerte cuerda a un gran árbol. Como el árbol es más fuerte que el pequeño elefante, este tira y tira intentando liberarse, pero como es pequeño, no puede, y se acaba agotando, se frustra, y aprende a no tirar porque le es totalmente inútil. Después, cuando es mayor, basta con atar la pata trasera del Elefante a un simple silla, y el Elefante se quedará quieto, sin moverse, porque ha aprendido que cualquier esfuerzo es inútil.

¿Acaso el Elefante no es capaz de mover una silla?
elefante
¡Claro que si! ¡Y mucho, MUCHO MÁS! Sin embargo se rinde antes de intentarlo porque ha “aprendido” que la vida es dura y que cuando te atan la pata trasera, de nada sirve intentarlo porque no se consigue. Y sin embargo el Elefante posee la CAPACIDAD para mover la silla y ser libre para ir a donde quiera… pero prefiere rendirse antes de intentarlo y se queda atado como un esclavo, a una simple silla.
¿A qué te suena eso?
A muchas personas, sus Padres, sus amigos, o la misma sociedad, los ata a la Miseria cuando son jóvenes. Le convencen de que “la vida es dura”, de que él no puede alcanzar la riqueza, así que cuando es joven quizás lo intente, pero se encuentra atado a algo superior a sus capacidades, por lo que por mucho que lo intenta, nunca consigue nada. Sin embargo más tarde se hace adulto, posee las plenas capacidades de una persona adulta, y con ello la CAPACIDAD para alcanzar el éxito que todos llevamos dentro, de igual forma que todo Elefante, por débil que sea, siempre podrá mover una silla. De igual manera muchos son los que están atados con una cuerda a una silla, a un simple PREJUICIO, el de que “la vida es dura” y de que ellos nunca conseguirán triunfar. Igual que si el Elefante intentase moverse, se vería Libre ¡Simplemente con Moverse!.
Sin duda es la ACCIÓN la que permite que las cosas sucedan, y para entrar en acción requieres por lo menos UN MOTIVO, un motor que te empuje,que sacuda tus pensamientos,que sacuda tus temores, que rompa esas ideas que te encadenan falsamente a un árbol imaginario.
Si tú te pones en acción, triunfarás ¡Simplemente haciéndolo!. Porque tienes la CAPACIDAD para conseguirlo. Los prejuicios son muy perjudiciales ¡Sobre todo si nos atañen a nosotros mismos! 
Algunos creen erróneamente que el éxito depende de la “Suerte”, sin embargo el Azar es una ilusión, no existe, porque cualquier camino que tomemos nos conducirá siempre a un fin. Y ese fin, es nuestro destino. Donde estamos hoy es el resultado de las decisiones que tomamos en el pasado. Donde estaremos mañana, en el futuro, es el resultado de las decisiones que tomamos hoy. Por eso siempre escogemos nuestro destino, porque somos nosotros los que elegimos el camino a tomar.
Sólo has de decidir donde quieres estar en el futuro, y luego tomar el camino que te dirija directamente a ese lugar, siempre por el camino más recto, sencillo y honrado. ¡Así de fácil es alcanzar el éxito en esta vida!
Con una pequeña dosis de confianza y trabajo, el cambio es posible, la información es la misma, cambia la percepción, se superan los temores.
Lo mismo ocurre con nuestros deseos, con nuestros sueños, No basta soñar, hay que realizar el trabajo necesario para alcanzar la meta paso a paso.
Fuente:  actitudenlavida.blogspot.com