Se dice que una edificación es sismorresistente cuando se diseña y construye con una adecuada configuración estructural, con componentes de dimensiones apropiadas y materiales con una proporción y resistencia suficientes para soportar la acción de las fuerzas causadas por sismos frecuentes. Aún cuando se diseñe y construya una edificación cumpliendo con todos los requisitos que indican las normas de diseño y construcción sismo resistente, siempre existe la posibilidad de que se presente un terremoto aún más fuerte que los que han sido previstos y que deben ser resistidos por la edificación sin que ocurran daños. Por esta razón no existen edificios totalmente sismorresistentes. Sin embargo, la sismorresistencia es una propiedad o capacidad que se dota a la edificación con el fin de proteger la vida y las personas de quienes la ocupan. Aunque se presenten daños, en el caso de un sismo muy fuerte, una edificación sismorresistente no colapsará y contribuirá a que no haya pérdidas de vidas y pérdida total de la propiedad.


1. Los terremotos causan la vibración del suelo, la cual, al transmitirse a los edificios y otras estructuras, ocasiona cargas horizontales, verticales y torsionales.

2. Una construcción es sismorresistente, cuando en su diseño además de considerar las cargas verticales, se han considerado las fuerzas horizontales y los efectos torsionales.

3. Para evitar el efecto torsional de las cargas sísmicas se recomienda que se diseñen los edificios con plantas sencillas y simétricas.

4. Como las fuerzas del terremoto que actúan sobre las estructuras son proporcionales a la masa de la estructura, se recomienda que la estructura, se recomienda que la estructura sea tan ligera como resulte posible.

5. La energía liberada por el terremoto y transmitida a la estructura debe ser absorbida por esta estructura sin que experimente daños graves. Para una mejor absorción de la energía, los materiales de construcción, cuando son utilizados adecuadamente, deberán ser dúctiles como, el acero, el concreto armado, la madera.

6. Las construcciones de albañilerías (construcciones con ladrillo calcáreo cocido-ladrillo “kin kon”; con bloques huecos de concreto; de piedra o adobe) son débiles ante los terremotos, si se compara con la construcción de concreto armado.

7. Las construcciones de albañilería poseen notables resistencia ante la comprensión (carga vertical), pero es nulo ante la tracción, y el terremoto origina esfuerzo de tracción.

8. Como la albañilería pura no posee resistencia ante la fuerza lateral o fuerza sísmica, se debe reforzar con elementos estructurales como vigas collares, columnas de amarres, etc, de concreto armado, para que tengan pautas de construcción antisísmica.

9. La forma de construcción de albañilería así como la disposición de los muros deberán estar balanceadas, procurando que los esfuerzos se distribuyan en forma uniforme en la totalidad de la construcción.

10. Si bien en las construcciones de albañilería, al colocarse columnas de amarres, dinteles, vigas collares, etc, la albañilería alcanza a poseer determinado grado de resistencia, es muy difícil incrementar, en forma controlada, el grado de sismo resistencia por lo que no se deberá proyectar edificaciones de grandes alcances, debiendo en todo caso recurrirse a otro sistema de construcción, por ejemplo la de concreto armado o construcción de acero.

11. Elsuelo de fundación de los edificios debe considerarse como uno de los elementos fundamentales que compone la estructura. Observaciones de los efectos de terreno a distancias parecidas, pero en lugares con terrenos diferentes, permiten concluir que la intensidad puede variar hasta en varios grados de la escala M.M. debido a la influencia del subsuelo. Terrenos blandos producen intensidades mayores que en terrenos firmes.

12. Dado que por lo general, no es posible cambiar las condiciones del terreno, la estructura y sus cimentaciones deben adecuarse a la característica del suelo del lugar