El fenómeno del “Cénit del Petróleo” o “Pico del Petróleo”, se define como el punto en el que un pozo de petróleo alcanza su máxima producción. Después de este momento, que determina la mitad de la vida de explotación del pozo,  la producción desciende a una tasa que se estima igual o mayor a la tasa de incremento en la producción durante la primera fase de vida. Este fenómeno fue predicho por el geofísico estadounidense M.K. Hubbert a mediados de la década de 1950.

El 9 de Noviembre de 2010, la Revista National Geographic publicó un artículo títulado “Has the World Already Passed “Peak Oil”?”  (¿Traspasó ya  el Mundo “el Cénit del Petróleo”?)(1), en dicho artículo se mencionaba que de acuerdo a los análisis más recientes presentados por la Agencia Internacional para la Energía, el pico de producción de petróleo se habría alcanzado en el año 2006.

¿Cómo puede afectar esta situación a la profesión de la Ingeniería Civil? ¿Estamos conscientes de sus repercusiones como profesionales? ¿Qué podemos hacer para estar preparados?

Foto Cortesía de Pedro Moral, bajo Licencia de Creative Commons

Foto Cortesía de Pedro Moral, bajo Licencia de Creative Commons

Panorama de la Escacez del Petróleo

Lo primero es que debemos tener claro que después del 2006, ya no estamos hablando de especulación, sino de verdadera y llana escacez. La principal consecuencia de haber alcanzado este pico es que, a medida que pase el tiempo, la escacez se incrementará (ya que los rendimientos de los pozos serán cada vez más bajos).

Este proceso de escacez se verá agravado por la necesidad del recurso de las economías emergentes (principalmente China e India)  quienes se suman a la competencia con los otros países que ya están establecidos como grandes consumidores y cuyo consumo, lejos de disminuir, esta aumentando.(2)

De lo anterior se deduce que si la gráfica de Hubbert tiene un comportamiento de campana normal, la presión ejercida por el aumento en la demanda podría acelerar la caída en la producción.

Las implicaciones de este fenómeno pueden tener consecuencias graves (algunos expertos aseguran que pueden ser catastróficas). Las economías mundiales se han visto favorecidas por la potencia barata que producen los combustibles derivados del petróleo. La Agricultura, el Transporte y muchas comodidades como el agua caliente (o simplemente el agua) pueden verse severamente afectados o incluso desaparecer, sino comenzamos aprepararnos desde ya para los cambios tecnológicos que deben aplicarse, antes que los efectos del Cénit se hagan más palpables.

Maquinaria y Equipos

El primer impacto tiene que ver con la maquianaria y equipos, que utilizamos cotidianamente en las obras.  Si bien son potentes, no son precisamente económicos a la hora de hablar de consumo de combustible. Los sustitutos en motores eléctricos presentan el inconveniente de no ser igualmente potentes y hasta el momento han sido desarrollados para vehículos ligeros. De igual forma, estos sistemas eléctricos necesitan de una fuente de abastecimiento, lo cual puede ser algo complicado de conseguir en lugares aislados.

Esto tiene varias repercusiones. Inicialmente, las obras irán encareciendo su precio. Si no se dá una cambio tecnológico, posiblemente regresemos a la época de la mano de obra supernumeraria.

Materiales de Construcción

El Acero y el Concreto requieren ambos de grandes cantidades de energía para su elaboración. Hasta ahora podíamos apoyarnos en el confiable petróleo para procesar grandes cantidades de tierra y obtenerlos a ambos en cantidades suficientes, a precios aún razonables. El asfalto es un subproducto directo del petróleo. Podemos esperar que esa situación no sea sostenible por mucho tiempo más.

Por un lado, las buenas noticias son que la Ciencia de Materiales está avanzando a pasos agigantados, como se ha venido ejemplificando en este blog. Por otro lado, las malas noticias son que en nuestros países hay muy baja transferencia tecnológica. Y es muy posible que estos materiales no estén al alcance de las economías de nuestros países.

Transporte

En una buena cantidad de proyectos, no se dispone de los insumos a una distancia razonable, por lo que se hace necesario acarrearlos desde grandes distancias. Vigas Post-tensadas para puentes, Tuberías de diferentes materiales para agua potable y saneamiento, material de cantera, asfalto, acero, concreto, etc.

Al parecer, en este escenario se imponen las soluciones de tecnologías apropiadas, aunque seguramente será preciso el desarrollo de nuevas tecnologías, por lo que cada país debería invertir en investigaciones que porpicien su desarrollo.

Conclusión

Si bien el tema tiene connotaciones maltusianas, aún no es del todo tarde para comenzar a tomar previsiones. Un común denominador pone de manifiesto la urgencia en gestionar inversiones encaminadas a proporcionar alternativas de transporte para la gente y los productos, que no dependan tanto del petróleo.

Ante un escenario tan sombrío se impone la necesidad de prevenir, pensar objetivamente y actuar en consecuencia. Habrá que generar una nueva revolución industrial, basada en otra forma de energía.

REFERENCIAS

1.- National Geographic, “Has the World Already Passed “Peak Oil”?” ,2010

2.-Kalipedia, “La Energía en el Mundo”, 2011