Una Bacteria repara el Concreto fisurado (IV) – Desventajas.

En esta última entrega sobre la bacteria que repara la fisuración del concreto hablaremos de un tema muy importante, sus desventajas o mejor dicho sus actuales desventajas que de momento restringen su ámbito de aplicación sobre todo en grandes estructuras.

Muestra de concreto con bacterias incluidas en cápsulas de arcilla


Estas técnicas que están llamadas a transformar la construcción en las próximas décadas, tienen algunas desventajas a priori, y es que el agente de autocuración se implementa en la mezcla del concreto en cápsulas de arcilla con un volumen aproximado del 20%, al ser la arcilla un elemento más débil que el agregado de grava del concreto, esto debilita la resistencia a compresión del concreto en un orden del 25%; este problema no será tal en muchas estructuras de relativas dimensiones, sin embargo en usos especializados del concreto donde la resistencia a compresión cobra una especial importancia como los edificios de gran altura, esta técnica preventiva sería inviable.

Especímenes de ensayos de concreto con diferentes cantidades de bacterias incluidas en su mezcla

Un segundo agente autocurativo que será más barato y que permitirá un mejor desarrollo de la resistencia a compresión del concreto, está siendo desarrollado en colaboración con Erik Schlangen, Virginia Wiktor y Arjan Thijssen en DELFT en este momento.

Dado que el mayor coste proviene del lactato cálcico que es muy caro y del proceso de elaboración e integración de las cápsulas de bacterias y nutrientes; una alternativa sería desarrollar un nutriente a base de azúcar que podría potencialmente bajar el costo a unos 85 o 90 Euros por metro cúbico; pero un nutriente a base de azúcar no permanecería intacto al expandirse las cápsulas de arcilla como lo hace el lactado cálcico; buena parte de ese azúcar podría disolverse y esto podría provocar un retraso en el fraguado del concreto a tener en cuenta.

El nuevo agente autocurativo a ser desarrollado deberá inmovilizar el nutriente a base de azúcar durante el proceso de amasado del concreto. Por esto el equipo investigador está desarrollando una alternativa con una nueva forma y cubierta en la que la bacteria y los nutrientes puedan preservarse de forma totalmente diferente. El nuevo agente sólo implicaría entre un 3% y 5% del volumen de la mezcla teniendo entonces muy poca influencia en su resistencia. Para conseguir esto evidentemente se requiere de mucho trabajo en laboratorio, pero lo importante es que las soluciones se encuentran planteadas ante los inconvenientes surgidos de esta primera aproximación hacia un concreto que autogestione sus problemas de fisuración.

Vista al microscopio de las bacterias y los cristales de calcita que estas producen

El gran potencial de estas técnicas biogenéticas está a la vista, sobre todo ahora que se están planteando métodos de investigación que permitirán abaratar el coste sin mermar la resistencia final del concreto.

 

 

 

Ingeniero de Caminos Canales y Puertos por la Universidad Politécnica de Madrid - España, especializado en Patología de Estructuras.

Comments (5)

  • Reply Jose Rafael Cabrera Sepulveda - 29 agosto, 2011

    Sabemos que el azucar es un retardante del fraguado. No habla en este articulo de la proporcion del azucar con realacion al peso del Cemento.
    No hay evidencia corrosiva a largo plazo?

    • Reply Ing. Xavier Ycaza - 30 agosto, 2011

      En realidad este punto está en proceso de investigación, además el nutriente a base de azúcar iría ocluido en unas cápsulas milimétricas de mejor capacidad de aislamiento que las actuales de arcilla utilizadas con el lactato cálcico, precisamente para evitar el problema de la incidencia del azúcar o del nutriente de base sacarosa en el fraguado; en cualquier caso la cantidad de azúcar sería ínfima, ya que como se indica el nuevo agente sólo implicaría entre un 3% y 5% de la mezcla, y en ese porcentaje están incluidas las bacterias, el material protector de las cápsulas y el nutriente con un determinado porcentaje de azúcar, en realidad el compuesto sacaroso estaría por debajo del 1% y con un elevado nivel de oclusión para impedir su participación en el tiempo de fraguado. En cualquier caso todo esto está “fraguándose” en los laboratorios en este momento, no existe todavía un punto final de la investigación, que está buscando la mayor economía posible para que el coste último justifique su utilización de forma masiva.
      Respecto de la corrosión, no hay evidencia de que haya un mayor nivel de probabilidad de corrosión que un hormigón normal, en todo caso se ha obtenido un retardo en el tiempo de inicio de la corrosión de las armaduras debido a que el bloqueo sistemático de la fisuración incrementa el tiempo de profundización de la carbonatación del recubrimiento, ralentizándola. Gracias por su comentario, un cordial saludo.

  • Reply Jose Rafael Cabrera Sepulveda - 30 agosto, 2011

    Gracias,muy interesante.

  • Reply david armax - 6 septiembre, 2011

    excelente ingeniero esta pagina
    me gustaria conocer mas acerca sobre el uso del aerogel en las construcciones civiles y si se pueden implementar en pintura

  • Reply Guillermo - 19 noviembre, 2013

    Hola, muy interesante esta serie de artículos pero me gustaría que pusieran las imágenes en un tamaño más grande, por favor. Gracias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad