La resonante caída del puente Tacoma Narrows

Habitualmente, cuando pensamos en el fenómeno de  la resonancia, aparecen en nuestras  mentes imágenes de la famosa catástrofe del puente  de Tacoma. Dichas imágenes nos  recuerdan la capacidad destructora de dicho fenómeno cuando ocurre en estructuras civiles  flexibles, como un puente colgante de acero.

Tacoma Narrows


El Tacoma Narrows abierto al público el 1º de Julio de 1940, fue diseñado para el cruce de  60.000 autos por día, tenía unos 2,5km de longitud aproximadamente y era el tercer puente  más largo del mundo en el momento de la construcción. Rápidamente fue bautizado  “Gertrudis galopante” debido a su temprana tendencia a oscilar, oscilación que apareció  durante su construcción.  “El día de su caída sufrió oscilaciones verticales  de flexión de  amplitud entre 0.5 y 1.0 metros, repitiéndose alrededor de 12 veces cada minuto, seguidas de  movimientos de torsión cuya amplitud fue aumentando hasta alcanzar 8.5 metros, lo que  suponía que el tablero se situaba con una inclinación de 45º respecto de su posición  horizontal. Esta oscilación de repitió aproximadamente 14 veces por minuto hasta que  finalmente se produjo el colapso.” (Hernández; Fernández y Irigoyen, Marzo 2005)

Descargar Articulo Completo

Gracias a: Prof. Marcelo Vachetta, Prof. Álvaro Suárez, Ing. Gabriel Glisenti.

Ingeniero Civil, que comparte información relacionado a esta profesión y temas Geek. "Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo"

Comments (3)

  • Reply Carlos Canales Luna - 22 julio, 2011

    GRACIAS POR LA INFORMACIÓN, ES UNA PAGINA MUY BUENA.

  • Reply Ing. Pedro Cabrera - 22 julio, 2011

    Realmente eso es ingenieria felicitaciones por la publicacion

  • Reply victor alfonso - 1 octubre, 2011

    se hubiera evitado esta falla con un buen y calculado sistema de cables de contraventeo, anclados desde las margenes del cañón por salvar, se atuvieron a la acción gravitacional estabilizadora y no analizaron la intensidad de los vientos ráfaga que fueron los que a la postre ocasionaron la resonancia destructiva,por falta de sujeción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad