Según el contexto en Latinoamérica, no son muchos los ingenieros geotécnicos formados a cabalidad y avocados principalmente a su rama ya que es una de las más jóvenes de la ingeniería civil y sigue evolucionando activamente por lo que la intervención interdisciplinaria es requerida cada vez con mayor frecuencia principalmente en los proyectos grandes, en cambio en los pequeños no se les considera por limitaciones económicas, y el ingeniero civil y otras profesiones asumen una responsabilidad en el diseño de algunas obras como cimentaciones, presas, suelo reforzado, etc , por lo que debería tener suficientes conocimientos básicos de geotécnia para desarrollarse con un mínimo de tecnología y criterio práctico que asegure su obra.

El ingeniero geotécnico estudia mecánica del suelo con practicidad y dominio en otras ramas como la Hidráulica y la geología (Foto: Técnica Soil Nailing en Taludes)

Lo cierto que esta responsabilidad no se asume directamente y se recurre al especialista ya sea geólogo, geomorfólogo, Ingeniero de Mecánica de Suelos y/o rocas etc. según convenga y dentro de una fuerte limitación económica, difícil es desarrollar un programa de estudio e investigación. Es en tal circunstancia que el ingeniero diseñador para comunicarse con sus colegas con efectividad debe estar preparado y hablar un lenguaje común que no siempre es posible compatibilizar y lograr lo necesario y útil para la obra, por lo que el asesoramiento y consulta de un geotécnico desde el inicio del proyecto es justificado,  a fin de que oportuna y adecuadamente se planteen las condiciones y limitaciones dentro de las cuales se requiere la intervención de los especialistas durante el desarrollo del proyecto, permitiéndose que la planificación, racionalización y realización de los estudios respondan con rapidez y mayor claridad al tipo de información que se desea

Un análisis frío sobre el contenido de los estudios de especialistas, que si bien pueden ser valiosos y necesarios para ellos, no lo es para el proyecto por no identificarse con las necesidades y condiciones reales de la zona estudiada y lo que es más: no aportan datos que puedan integrarse adecuadamente, por lo que no son tomadas en cuenta. Pienso que generalmente el defecto está en la falta de criterio geotécnico capaz de concretar el esfuerzo empleado en busca de la solución dentro de las alternativas puestas en análisis con la intervención de otras especialidades

El ingeniero geotécnico enfrenta Abundantes problemas y debe aportar soluciones socio-tecnico-económicamente factibles en los proyectos (Foto: Licuación en suelos Arenosos)

Un geotécnico idóneo, no necesitará mucho tiempo ni mayores detalles frente a un problema para formarse un criterio suficiente y tomar decisión sobre lo que debe hacerse o no sin que su intervención signifique un obstáculo en la planificación y desarrollo del proyecto. Esta actitud y forma de acción del geotécnico se manifiesta desde la selección y ubicación de la zona más favorable, aun entre las malas y con dificultades, donde demandará si es necesario estudios o investigaciones que conduzcan a determinar parámetros que si no son exactos, representan los más importantes y necesarios para formarse un juicio estimativo y suficiente de la aplicabilidad del proyecto.

Está claro que un geotécnico debe saber distinguir aquellos aspee tos que requieren mayor estudio y/o investigación y lo que es más relevante que es lo más conveniente al proyecte para el nivel y condiciones de uso y seguridad. Para lo cual debe advertir con claridad el tipo de fenómeno, mecanismo y magnitud del problema con realismo y suficiente sentido práctico buscará y planteará los factores de mayor incidencia a fin de encontrar las alternativas para una solución que compatibilice con su realidad y disponibilidad técnica, como el mejor aprovechamiento de los recursos naturales, la experiencia local y tradicional por más simple o empírica que ésta sea, las enseñanzas de la naturaleza cuando se aprenden siempre agudiza el ingenio del ingeniero

Finalmente un geotécnico debe siempre estar consciente que su intervención en un proyecto es fundamental y necesaria por lo que debe responder y justificar su participación, aun cuando disponga de estudios sofisticados, cono de herramientas de análisis avanzados siempre su actitud será, exigir que ellos respondan a las condiciones reales; simples y prácticas, mostrando su experiencia y criterio con humildad cuando se enfrenta con fenómenos naturales cuyas fuerzas no puede eliminar sino saber convivir y usarlas en beneficio de su obra.

Como se conocía antiguamente: mecánica de suelos, la geotecnia se fue ampliando en conocimiento para incluir temas como la ingeniería sísmica, la elaboración de materiales geotécnicos, mejoramiento de las características del suelo, interacción suelo-estructura y otros. La asociación con ciencias naturales, en el estudio del terreno, incrementa la necesidad de razonamiento inductivo, muy superior a otras ramas de la Ingeniería Civil. Asimismo, la complejidad de la naturaleza traslada a la ingeniería geotécnica una gran cantidad de incertidumbres que favorecería la adopción de métodos probabilísticos de las propiedades relacionados del terreno.

Finalmente invito a leer y reflexionar con estas líneas que nos dejó Karl Terzaghi en el libro “The engineering as Artist” publicado por La sociedad Americana de Ingenieros Civiles:

Desafortunadamente, los suelos se fabricados por la naturaleza y no por el hombre, y los productos de la naturaleza son siempre complejos … Tan pronto como se pasa del acero y el concreto al suelo, la omnipotencia de la teoría deja de existir. El suelo natural nunca es uniforme. Sus propiedades cambian de punto a punto, mientras que nuestro conocimiento de sus propiedades se limita a los pocos sitios en que las muestras han sido recogidas. En la mecánica de suelos la exactitud de los resultados calculados nunca supera a la de una estimación aproximada, y la función principal de la teoría consiste en que nos enseña qué y cómo observar en el campo.”

Al utilizar la experiencia adquirida en el diseño de una nueva estructura se procede por analogía y ninguna conclusión, por analogía, puede considerarse válida a menos que todos los factores vitales involucrados en los casos objeto de comparación, sean prácticamente idénticos. La experiencia no nos dice nada sobre la naturaleza de estos factores y muchos ingenieros que están orgullosos de su experiencia, ni siquiera sospechan de las condiciones exigidas para la validez de sus operaciones mentales. Por lo tanto nuestra experiencia práctica puede ser muy engañosa, a menos que se combine en ella una concepción bastante precisa de la mecánica de los fenómenos en estudio.”

La única cosa de la que un ingeniero debe tener miedo es del desarrollo de condiciones de trabajo que no ha previsto. Los planos de construcción no son más que un sueño deseado”