“PROPUESTA DE UN MODELO PARA ESTIMAR LA PÉRDIDA ECONÓMICA EN EL TIEMPO EN NEGOCIOS DEBIDA A DAÑOS POR SISMO”

David Ortiz Soto (1) y Eduardo Reinoso Angulo (2)

  1. Facultad de Ingeniería, UNAM; davidortizsoto89@gmail.com
  2. Instituto de Ingeniería, UNAM; EReinosoA@iingen.unam.mx

RESUMEN

México es un país que por su ubicación geográfica contiene zonas altamente vulnerables a la ocurrencia de sismos, además de que presenta problemas de sobrepoblación. Debido a este fenómeno natural, aunado a las víctimas humanas, se producen daños que generan grandes pérdidas económicas no sólo por la rehabilitación de los mismos, sino que también por el tiempo en el que los negocios interrumpen sus actividades, siendo necesaria una respuesta institucional de los tres niveles de gobierno y de la sociedad en general para atender en primera instancia la situación de emergencia y posteriormente para lograr la recuperación social y económica de las zonas afectadas; para esto último, se vuelve fundamental el hecho de que los negocios reanuden sus operaciones normales lo más pronto posible, por lo que en la presente investigación como parte del Doctorado en Ingeniería de la UNAM, se propone un modelo para determinar la pérdida económica de un negocio con base en el tiempo de inactividad de la edificación debido a daños por sismo considerando una gran variedad de fuentes de interrupción con la finalidad de que los dueños o directivos puedan tomar las medidas necesarias para reducir el riesgo de interrupción del negocio a traves de mejorar la planificación de recuperación ante una posible catástrofe sísmica.

Un estudio que contempló a más de 1400 empresas en todo el mundo demostró que una de las mayores preocupaciones de los directivos es la interrupción de negocio (Takashi Ishii, 2016), puesto que ante un siniestro las empresas no sólo tienen que afrontar las pérdidas directas que sufren como resultado de este, es decir, los daños en las distintas partes que conforman un edificio, sino que además sufren otras consecuencias graves a determinado plazo a causa de que sus instalaciones pierden su operatividad, tales como disminución de la cuota de mercado, pérdida de confianza de los clientes y de los inversionistas o una posible caída del precio de las acciones que conllevan a una pérdida de utilidades.

Para una mayor precisión en los cálculos, se considera un gran número de fuentes de interrupción y se clasifican en cinco categorías:

  1. Protocolos de seguridad iniciales (PSI):
    • Suspensión de actividades por sismo en horario laboral (SASHL), ver figura 1.
  2. Suspensión de servicios públicos de suministro (SSPS):
    • Suspensión del suministro de energía eléctrica (SSEE), ver figura 2.
    • Suspensión del suministro de agua potable (SSAP), ver figura 3.
  3. Evaluación de daños en la edificación (EDE):
    • Evaluar daños en la edificación y emitir dictamen (EDEED)
  4. Efectos de vecindario (EV):
    • Complicaciones en las vías de acceso al inmueble (CVAI)
    • Colapso de edificio vecino (CEV)
    • Demolición de edificio vecino (DEV), ver figura 4.
    • Daños por choque con edificio vecino (DCEV)
  5. Daños en los componentes de la edificación (DCE):
    • Daño en elementos estructurales (DEE), ver figura 5.
    • Daño en elementos no estructurales (DENE), ver figura 6.
    • Daño en contenidos (DC), ver figura 7.

Figura 1. Desalojo de pacientes de la clínica 32 del IMSS tras sismo. (Foto temática, AP, debate)

 

Figura 2. Integrantes de CFE laborando para restablecer el servicio eléctrico luego de sismo. (Twitter: @CFEmx)

Figura 3. Daños en línea de conducción de agua que pasa por Av. Texcoco debidos al sismo del 7 de septiembre de 2017. (Foto: reporterosenmovimiento)

Figura 4. Demolición de edificio severamente dañado por sismo del 19 de septiembre de 2017 en México. (Foto: EXCELSIOR)

Figura 5. Daño en la estructura del edificio debido a sismo en México

 

Figura 6. Elementos no estructurales de una vivienda susceptibles a sufrir daño por sismo. (Foto: AIS Colombia)

 

Figura 7. Daño en el contenido de un laboratorio

Dentro del modelo, cada fuente de interrupción puede generar un tiempo de interrupción del negocio, es decir, un tiempo en el que en el negocio no se pueden desarrollar las actividades normales, sin embargo, el tiempo total de inactividad de la edificación viene dado por la combinación de los distintos tiempos, lo cual producirá pérdidas económicas considerables en el mismo. Cabe mencionar que, si la edificación colapsa totalmente o si una vez efectuada la evaluación de daños tras el sismo esta es dictaminada como “edificación a demolerse”, entonces la pérdida es total y la línea de flujo se dirige directamente hacia el fin, ver figura 8.

Figura 8. Colapso del colegio Rébsamen por sismo, en el que quedaron varios niños atrapados. (Foto, AP, El Universal)

CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR EL PDF

Contacto con el autor del post

Página de Facebook: David Ortiz Soto (México)

Doctorante David Ortiz Soto como ponente en evento alusivo al “día del Politécnico”