¿Por qué las ideas fluyen cuando estamos en la ducha?

¿Por qué nos surge un torrente tan abrumador de ideas en la ducha u otros momentos de relax? Aunque parezca mentira, los investigadores llevan años estudiando el mecanismo tras esta claridad mental.

ducha 01

Fuente: Shutterstock

Cuando nos encontramos solos, relajados y sin ningún pensamiento particular, a veces y súbitamente nos aparece ese pensamiento, esas ideas en la ducha que llevábamos horas esperando. O que ni siquiera sabíamos que estaban ahí. Nos pasa a todos aunque a veces no somos conscientes de ello. Y no solo en la ducha. En otras ocasiones esto ocurre cuando vamos conduciendo o dando un paseo distraídos. A varios investigadores les pasa cuando se encuentran en el cine viendo una película sin una trama demasiado elevada. ¿Qué se esconde detrás de estas buenas ideas?

¡Eureka!

Arquímedes ya lo dijo en su momento: "¡Lo he descubierto!". Probablemente la cita relacionada con la ciencia más citada de la historia. Y lo hizo mientras se bañaba, cuenta la historia. Su caso fue particular por que en aquél momento vio con claridad como sumergir la corona de Hierón podía resolver el problema que se le planteaba. Pero lo cierto es que el momento del baño pudo haberle ayudado a conectar las ideas adecuadas. A él y a todos los seres humanos, por supuesto. ¿Qué tiene que ver la duchaLa relación entre los momentos de relax y la claridad de ideas llama la atención de la comunidad científicacon los descubrimientos? Parece una pregunta superflua pero los investigadores en psicología y ciencias cognitivas llevan buscando una respuesta durante muchísimo tiempo.

Y aunque no han dado con una hipótesis definitiva, algunos de ellos han conseguido explicar con satisfacción varios de los mecanismos. Así lo demuestran los trabajos de John Kounios o Mark Beeman, por ejemplo. Entre algunas de sus investigaciones se encuentra el análisis de los denominados "entendimientos" (oinsights), a lo que ellos les gusta llamar "momentos Ahá!" (o ideas en la ducha). El objetivo de sus descubrimientos no es otro que, en primer lugar, comprender mejor nuestro proceso mental. El segundo, por supuesto, es poder mejorarlo conociendo sus mecanismos. Por último, otro objetivo básico es usar lo aprendido para sacar el máximo provecho en educación y creatividad, dos áreas que resultan difíciles de encarar desde el punto de vista de la ciencia.

 Así promovemos las ideas en la ducha

Tras varios años estudiando el proceso mental a base de analizar el cerebro mediante encefalografías y resonancias magnéticas de imagen funcionales, lo cierto es que parece haber ciertas conexiones ineludibles: estas "ideas en la ducha" aparecen más fácilmente cuando estamos en un estado familiar de relax. Pero no cuando nos encontramos plenamente relajados o aburridos, no. El cerebro ha de estar en cierta situación activa pero no lo suficiente como para tener que estar prestando atención a la tarea. Esto quiere decir que una situación cómoda, mientras realizamos una tarea más bien mecánica, como puede ser el baño, es el escenario ideal para que nuestra mente divague y los pensamientos comiencen a fluir.

ducha 02

Aunque los mecanismos están todavía enterrados en la montaña de especulaciones e hipótesis, Kounios, experto en psicología, señala varios aspectos que para él están muy claros. Por ejemplo, cómo nuestro cerebro cataloga los conceptos que vemos y los relaciona más fácilmente mientras no estamos analizando algo conscientemente. Por ello una situación aleatoria puede dirigir nuestro pensamiento hacia todo tipo de buenas ideas. A estemodus operandi, Kounios lo denomina Default Mode Network y, en concreto, consiste en la liberación de los conceptos para permitir todo tipo de Los pensamiento e ideas comienzan a fluir cuando estamos relajados y realizando tareas mecánicasconexiones entre sí. Por supuesto es muy difícil comprobar su hipótesis, pero es una explicación abstracta que resulta verdaderamente interesante.

Pero precisamente por su funcionamiento, no podemos esperar a que las buenas ideas lleguen por que sí y en cualquier momento. Cuanto más tensos estemos esperando una solución, más difícil será que nuestra mente funcione en este estado DMN. Asimismo,tampoco podemos esperar que se resuelva un problema concreto ya que la asociación, según muestran los estudios hasta ahora, es completamente aleatoria aunque puede ser ligeramente dirigida por los estímulos externos. Cada día que pasa resolvemos una nueva pieza de ese increíble puzzle que supone nuestro cerebro; un puzzle, eso sí, que parece crecer más y más a medida que lo vamos formando.

Visto en: www.hipertextual.com

Acerca del autor:

CivilGeek
Ingeniero Civil, que comparte información relacionado a esta profesión y temas Geek. "Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo"

Deje su comentario