La manera actual para evaluar la calidad del concreto, en términos de esfuerzo, es la prueba para la determinación de la resistencia a la compresión en especímenes cilíndricos, corazones o cubos de concreto (NMX-C-083-ONNCCE-2014).

3

La prueba consiste, básicamente, en “comprimir” el espécimen hasta llevarlo a la máxima carga que puede soportar y que se produzca la falla o fractura. De esta manera, conociendo la carga máxima soportada y dividiendo éste dato entre el área del espécimen obtendremos la resistencia del concreto, después se debe hacer una corrección dependiendo del tipo y dimensiones del espécimen para conocer la resistencia real.

Algunas consideraciones:

- El área de contacto de la aplicación de la carga en el espécimen debe ser plana para que la carga se distribuya uniformemente.

- Si se utiliza mortero de azufre para corregir la planicidad, se debe corroborar que la resistencia de dicho azufre cumpla con lo establecido por la norma, así como el espesor de la capa del cabeceo.

- La velocidad de la aplicación de la carga debe apegarse a lo establecido en la norma, ya que una velocidad lenta dará como resultado una resistencia menor y una velocidad rápida una resistencia mayor, obteniendo resultados irreales.

- La veracidad de los resultados es de suma importancia, por lo que la prensa de ensaye debe estar calibrada, verificada y en buenas condiciones de uso.

El personal encargado de este proceso debe estar consciente de la importancia de la prueba. No se trata de aplastar cilindros o cubos nada más. Estamos evaluando un producto que se usará para construir edificaciones donde van a vivir, trabajar o transitar personas, una prueba mal ejecutada o inventar resultados puede acarrear dramáticas consecuencias.

SUMINISTRADO:

El articulo que observo fue suministrado por la siguiente pagina, para mayor información contacte la misma:

  • Pagina: American Concrete Pumping Association

Created By: Ing. Nestor Luis Sánchez –  Tw: @NestorL