La identificación de un suelo consiste en reconocer el tipo de suelo en un sistema de clasificación conocido, en este caso mediante una inspección visual, táctil y olfativa, acompañado de algunos ensayos manuales evaluados en forma cualitativa. Mientras que la descripción consiste en aportar información adicional de algunas características notorias del suelo como ser: el color, olor, forma de las partículas del suelo y otras características. Inclusive esta información descriptiva debe usarse para complementar la clasificación de un suelo mediante los ensayos convencionales de laboratorio.



En ingeniería civil se utilizan los suelos con dos propósitos:

a) Material de préstamo para terraplenes o rellenos.

b) Fundaciones de estructuras.

Se realiza la descripción de los suelos dependiendo como vayan a ser utilizados.

a) Material de préstamo. Descripción del contenido de humedad seco, húmedo, saturado.

b) Para fundaciones. Estructura natural, densificación en campo, consistencia del suelo, contenido de humedad.

En general, se debe seguir el siguiente procedimiento:

  1. Nombre típico.
  2. Porcentaje aproximado de arena y grava.
  3. Máximo tamaño de partículas.
  4. Forma de los granos gruesos, angularidad.
  5. Condición de la superficie de los granos.
  6. Dureza.
  7. Color
  8. Humedad.
  9. Contenido orgánico
  10. Plasticidad
  11. Estructura
  12. Cimentación
  13. Grado de compacidad (excepto arcilla)
  14. Consistencia (solo arcillas)
  15. Nombre geológico
  16. Símbolo de grupo