Este fue uno de los primeros términos con que me tope al iniciar mis estudios de Maestría en Construcción. Así se le denomina a la salida a la superficie de morteros, mamposterías, baldosas, etc., de sales que están presentes en el interior pero que al evaporarse el agua en que están diluidos su presencia es más obvia o visible.

Para que ocurra la eflorescencia deben darse 3 fenómenos:

1.-Presencia de sales en disolución en materiales porosos.

2.-Presencia de humedad infiltrada. Sin embargo, otros tipos de humedades pueden ocasionarla en menor cuantía (Capilar, intersticial, etc.).

3.-Dependiendo de la naturaleza de las sales, la porosidad del material la cristalización y las condiciones de evaporación puede ocurrir afuera o adentro. Cuando ocurre en bolsones internos se le denomina criptoflorescencia.

Podemos considerar la eflorescencia como un “trastorno químico” de la fachada.