El aumento de la población urbana en la última década en las ciudades Latinoamericanas, así como el desarrollo económico han generado nuevos retos para la Ingeniería de Transporte, por un lado el de  facilitar la movilidad de las personas para la realización de sus diferentes actividades diarias, tales como:  trabajo, estudio, compras, recreación, etc. y por otro hacerlo de  manera económica y responsable con el medio ambiente.



Algunas de las soluciones que se han dado al transporte urbano en las ciudades es la implementación de Sistemas de Transporte Masivo cuyo objetivo como su nombre lo indica es el de transportar  gran número de personas en vehículos de gran capacidad a altas velocidades.

Dentro de estos tenemos los Sistemas Metro cuyos vehículos se mueven sobre rieles y los BRT's  (del Inglés Bus Rapid Transit) o Buses de tránsito rápido que usan vehículos como los que comúnmente usábamos (aún lo hacemos) en nuestras ciudades  pero que tiene capacidad de transportar mayor número de pasajeros por unidad.

Otra característica importante de estos sistemas es que permiten la ubicación estratégica de estaciones en sitios que presentan alta demanda de transporte y para ello  se requiere de investigación seria, que permita determinar la generación y atracción de viajes por zonas de la ciudad y horas del día.  De esto la Ingeniería se ha valido de ecuaciones y modelación de transporte que permita la optimización de la oferta respecto a la demanda.

Atendiendo a estas nuevas necesidades, la ingeniería  también  se ha ocupado de   diseñar y construir  toda la infraestructura necesaria para la operación de los Sistemas de Transporte Masivo, dentro de la que se encuentran:  Vías, estaciones, accesos peatonales, bahías de parada, patios de estacionamiento de buses y talleres.