CAPITULO I.-  ESTUDIOS Y TRABAJOS PREVIOS

1.1.- ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Desde los tiempos más remotos el agua ha constituido un factor fundamental en el desarrollo y la estructuración política, social y económica de los pueblos, considerando que el agua es uno de los elementos fundamentales para la vida,  gracias a ella el hombre puede desarrollarse y transformarse.

El hombre utiliza grandes cantidades de agua para sus actividades cotidianas ( beber, cocinar, lavar, w.c, aseo personal etc.) pero mucho màs para producir alimentos, papel, ropa y demàs productos que consume. La huella hídrica de un paìs se define como el volumen total de agua que se utiliza para producir los bienes y servicios consumidos por sus habitantes. El concepto de huella hídrica fue introducido con el fin de proporcionar información sobre el uso de agua por los diferentes sectores

Los principales factores que determinan la huella hídrica de un paìs son :    

a) el consumo de agua promedio per càpita, relacionado con el ingreso nacional bruto, 

b) los hàbitos de consumo de sus habitantes,

c) el clima, en particular la demanda evaporativa y

d) las pràcticas agrícolas.

La huella hídrica mundial por categoría de consumo en el año 2001 fue de: Uso domèstico  4.6 %, Industrial 9.6 % y Agricultura 85. 8 % .

La dueña de nuestras vidas es el agua, porque constituye un importante porcentaje  en la composición de los tejidos de nuestro cuerpo y de todos los seres vivos, El cuerpo humano de una persona adulta está compuesto en un 60 %  por agua.  El cuerpo de un niño contiene aproximadamente 75 %  de agua. El cuerpo humano puede vivir varias semanas sin alimentos, pero puede sobrevivir sólo unos pocos días sin agua. Unos 220 millones de personas que viven en ciudades de países en desarrollo carecen de una fuente de agua potable cerca de sus hogares. El 90 % de las aguas de desechos de las ciudades de los países en desarrollo se descarga sin tratar en ríos, lagos y cursos de aguas costeras.  El hombre requiere  de 50 y 250 litros de agua diariamente para satisfacer sus necesidades de tipo domestico. La agricultura consume entre el   60 % y el 80 % de los recursos de agua dulce en la mayoría de los países, y hasta el 90 % en otros. Para la generación de un kilowatt-hora se emplean 4,000 litros promedio.  En la industria, para producir un litro de petróleo se necesitan consumir 10 litros de agua; para un kilo de papel 100 litros; para una tonelada de cemento 4,500 litros; y para una tonelada de acero se requieren 20 mil litros.

La realidad que  se  nos  presenta hoy, nos  obliga a  reflexionar  sobre la  problemática  del agua. El agua es un asunto de seguridad nacional. Gobiernos y sociedad estamos haciendo esfuerzos decididos para mejorar la calidad del agua, garantizar su acceso a todos los mexicanos y preservarla para beneficio de nuestros hijos”

Acceso al agua potable.

El acceso al agua potable se mide por el número de personas que pueden obtener agua potable con razonable facilidad, expresado como porcentaje de la población total. Es un indicador de la salud de la población del país y de la capacidad del país de conseguir agua, purificarla y distribuirla.

El agua es esencial para la vida. Sin embargo, más de Mil millones de personas carecen de acceso al agua potable. Casi dos mil millones de personas carecen de acceso a servicios de saneamiento. La mayoría de esas personas vive en países de ingreso bajo y mediano.

¿ Que es el agua potable y por qué es importante?

El agua potable es el agua de superficie tratada y el agua no tratada pero sin contaminación que proviene de manantiales naturales, pozos y otras fuentes. Sin agua potable, la gente no puede llevar una vida sana y productiva. Abundar en el tema de la calidad del agua se torna todavía más complejo, si entendemos que diariamente alrededor de cinco mil personas mueren en el planeta a causa de una enfermedad de origen hídrico y que de éstas, el 90 por ciento son niños. como la Tifoidea, Paratifoidea,  disinteria, gastroenteritis, la Bilharziasis y el Cólera.

El agua potable escasea porque generalmente se la valora muy poco y se utiliza en forma ineficiente.

A medida que la economía de un país se hace más fuerte, y a medida que aumenta su Producto Nacional Bruto ( PNB) per capital, generalmente un mayor porcentaje de la población tiene acceso a agua potable y servicios de saneamiento.

En promedio, una persona necesita unos 20 litros de agua potable todos los días para satisfacer sus necesidades metabólicas, higiénicas y domésticas.

Históricamente, el desarrollo de los pueblos ha estado estrechamente vinculado con el agua. Los primeros asentamientos humanos de importancia se ubicaron donde el agua estaba disponible. De esta manera tuvieron fácil acceso a ella para usos agrícolas, urbanos y PRE- industriales.

Cuando el crecimiento urbano asociado con el incremento de las actividades industriales y del sector terciario llega a superar la disponibilidad del agua local o cercana, se alteran los usos del agua. Así, la empleada en riego, se cambia a la industria  o a las ciudades, o bien, resulta obligado el importarla de otras cuencas, a distancias considerables y con altos costos económicos y a veces sociales.

El concepto "cultura del agua" se relaciona con la cantidad de información y los conocimientos que uno tiene sobre el recurso, porque sólo así uno toma conciencia sobre la realidad del agua en el mundo y sobre el verdadero problema que enfrentamos como humanidad.

Cuando estamos concientes de que en el mundo sólo el 1 por ciento es agua dulce disponible para nuestro uso y que con ella debemos vivir más de seis mil millones de personas, entonces la atención se vuelve mayor. Abundar en el tema de la calidad del agua se torna todavía más complejo, si entendemos que diariamente alrededor de cinco mil personas mueren en el planeta a causa de una enfermedad de origen hídrico y que de éstas, el 90 por ciento son niños. ¿Se acabará el agua? La respuesta es no, sin embargo cada día hay que traerla de más lejos y es menos suficiente para todos. La población crece, pero la cantidad de agua es la misma desde siempre.

El ciclo hidrológico hace lo suyo, pero nosotros debemos aprender a respetar la vida de las generaciones futuras. Si bien es cierto que con recursos se podría construir mucha infraestructura, ésta no serviría de nada,  ¿cuánto pagaríamos por el agua si no la tuviésemos? el agua que desperdiciamos, se la estamos quitando a alguien más. ¿Es necesario tener a la persona enfrente y negarle un vaso de agua para saber lo que hacemos? Aprendamos más sobre el agua y asumamos la responsabilidad: cuidarla cobrarla pagarla o legislar a su favor. Sólo así protegeremos la vida en nuestro planeta.

EL AGUA EN MÉXICO

En los últimos cincuenta años, México pasó de ser considerado como un país con alta disponibilidad de agua percápita, a ser considerado como uno de baja disponibilidad, debido, principalmente, al crecimiento demográfico. Así, mientras que la disponibilidad anual promedio de agua percápita en Europa es de 8,576 m3, en Norte América, de 15,369, en Latinoamérica, de 38,562, y en África, de 5,488, en México es de 4,986 m3. De hecho, en algunas cuencas hidrográficas del país, como la del Valle de México, la disponibilidad es al menos cinco veces al promedio mundial.

En México, se precipita anualmente  una lámina promedio de 772 mm sobre el territorio nacional, que equivalen a un volumen de 1,511 km3 de agua, pero dos terceras partes de ella ocurren en forma torrencial de junio a septiembre, lo que hace muy difícil su aprovechamiento. Además, el 30% de la superficie del país, en el norte, se genera tan solo el 4% del escurrimiento, mientras que en el 20% del territorio, en el sureste y zonas costeras, se genera el 50% del escurrimiento. Estas irregularidades espaciales y temporales plantean un reto especial en el manejo del agua.

La distribución de la población y de las actividades económicas agravan ese desequilibrio natural. Así, en las regiones que alojan al 76% de la población y que generan cerca del 77% del PIB, la precipitación pluvial representa solamente el 20% del total en el país. Esto ha producido una muy fuerte competencia por el recurso, contaminación y sobreexplotación de acuíferos.

De acuerdo con los últimos balances disponibles, se estima que el 76.3% del volumen de agua consumido en México se destina a la agricultura, el 17% al uso público, el 5.1% a la industria, el 1.4% a la acuacultura y el 0.2% a procesos de enfriamiento en plantas termoeléctricas.

Dotación de Agua Potable

La cobertura nacional de agua potable es del 86% y la de alcantarillado, del 72%, por lo que cerca de 13 millones de habitantes carecen de agua potable y 27 millones, de alcantarillado. La situación es aún más preocupante en el medio rural, en el que se estima que las coberturas son de 64% para agua potable y 32% para alcantarillado. Las pérdidas de agua potable por fugas se han estimado en una cifra promedio del 35%. Esto implica que de los 13.5 km3 que se consumen anualmente para uso público, se desperdician 4.7 km3 (esto es, 4,700,000,000,000 litros). Adicionalmente, sólo el 22% de las aguas residuales municipales reciben tratamiento.

En la mayor parte del territorio se emplean ineficientes métodos de riego. Se ha estimado que la eficiencia promedio de riego es del 37%. Dicha cifra incluye las pérdidas de conducción, distribución y aplicación parcelaria, e implica que de los 60.5 km3 de agua que se consumen anualmente para uso agrícola4, se desperdicien 38.1 km3 (esto es, 38, 100, 000, 000,000 litros) al año. La deficiente aplicación del agua en zonas de riego ha provocado el ensalitramiento de alrededor de 600 mil hectáreas en los distritos de riego, es decir, casi el 20% de las 3.4 millones de hectáreas que se ubican en ellos. Esto ha provocado una importante disminución en la producción de las tierras afectadas.

El cobro de derechos por uso agrícola es nulo. A los usuarios agrícolas del recurso sólo se les cobra una cuota por el servicio de riego. La falta de cobro de derechos por el uso agrícola del agua ha fomentado una cultura de desperdicio del líquido en la agricultura.

La descarga de aguas residuales industriales genera tres millones de toneladas de demanda bioquímica de oxígeno al año, que representan el 170% de la carga contaminante de las aguas residuales municipales de todo el país. Únicamente el 21% de las aguas residuales industriales recibe tratamiento previo a sus descargas. La contaminación puntual del agua, producida por la industria y las poblaciones, palidece ante la contaminación difusa, producida principalmente por la agricultura. En México no existen indicadores a este respecto, pero se estima que en Estados Unidos de América la carga de contaminación difusa es 16 veces mayor que la correspondiente a la contaminación puntual.

La problemática del agua en nuestro país es enorme. Es urgente atenderla, no solamente a través de planes y programas de gobierno, sino también mediante la participación social y la educación. Es indispensable que el estado mexicano y la sociedad en su conjunto unan esfuerzos para enfrentar la severa crisis hídrica en la que está inmersa nuestra nación. De no hacerlo en el cortísimo plazo, la escasez del recurso en cantidad y calidad apropiadas seguirá siendo un freno de magnitud creciente para el desarrollo del país. Por ello, la Ley de Aguas Nacionales de 1992 contempla la creación de Consejos de Cuenca, como instrumentos de coordinación y concertación entre la Comisión Nacional de Agua, instancias federales, estatales y municipales, y los representantes de los usuarios de la respectiva cuenca hidrológica.

La lógica de gestión delagua es distinta de la correspondiente a otros recursos naturales o producidos por el hombre. Se puede vivir sin electricidad, se puede vivir sin petróleo, pero nunca sin agua. El agua no sólo es un recurso, natural vulnerable y finito, también es un insumo y como tal, debe tener un valor económico. El agua toca todas las esferas de la actividad humana.

De acuerdo con la Global Water Partnership, la gestión moderna del agua debe ser integral, sustentable, eficiente, incluyente y equitativa, y por cuenca. La gestión integral relaciona los aspectos físicos, con los institucionales, con los económicos y de participación social. La gestión sustentable busca aprovechar el recurso de modo que se logre el crecimiento económico y la equidad social, con respecto al medio ambiente. La gestión eficiente aspira lograr una  mayor productividad del agua. La gestión incluyente y equitativa promueve la participación social en la toma de decisiones y la vía de la negociación entre usos y usuarios en conflicto, de modo que se logre el mayor beneficio para los habitantes de una cuenca. La gestión por cuenca reconoce la unidad geográfica natural que capta las aguas precipitadas de la atmósfera y, como tal, se constituye en eslabón prominente del ciclo hidrológico  amen de ser el marco más apropiado para el balance de aguas, y por  lo tanto, de la planeación hídrica.

Hidrografía

México cuenta con 314 cuencas, clasificadas en 37 regiones hidrológicas y en 13 regiones hidrológico administrativas.

Regiones Hidrológicas en nuestro país:

I.- Peninsula de Baja California Norte ( Mexicali, Baja California)

La precipitación media anual es inferior a 200 mm, la más baja en el país; la franja fronteriza en la cual se concentra el 74 % de la población regional, depende en gran medida del Río Colorado. Ante la ausencia de escurrimientos superficiales e infraestructura de importancia, el resto de la península se abastece principalmente con agua subterránea. La sobreexplotación de los acuíferos costeros ha provocado problemas graves de intrusión salina, principalmente en los acuíferos de la Paz, los Planes y Santo Domingo en Baja California Sur y San Quintín y Maneadero, en Baja California.

II.- Noroeste  ( Hermosillo, Sonora)

Es una región árida y semiárida; en los últimos cincuenta años se han registrado tres periodos críticos de sequías. Posee una muy baja densidad de población con tan sólo 10.1 hab. /km22 su desarrollo se basa en la agricultura de riego, la cual emplea el 93 % del agua en la región. La sobreexplotación de acuíferos, sobre todo de los costeros como el de Guaymas y Costa de Hermosillo, ha provocado intrusión salina. Por otra parte, la industria minera contamina de manera importante las corrientes y los cuerpos de agua.

III.- Pacifico Norte (Culiacán, Sinaloa)

La actividad agrícola concentrada en la parte norte de la región, es de las más importantes del país y constituye el eje económico regional. La superficie bajo riego asciende a 856 mil hectáreas y emplea el 92% del agua que se extrae para usos consuntivos. En la parte norte, existen problemas de ensalitramiento en alrededor de 110mil hectáreas, uso ineficiente del agua en la agricultura (cerca del 50% de eficiencia total en promedio), así como contaminación proveniente de descargas municipales y de la actividad agrícola, la cual afecta los ecosistemas costeros que son hasta ahora, la base de la actividad camaronícola más importante del país. El potencial de agua y suelo de la porción sur no se ha aprovechado plenamente.

IV.- Balsas  ( Cuernavaca, Morelos)

La región está conformada en su totalidad por la cuenca del río Balsas, una de las más importantes del país. El 71% de la población se concentra en la parte alta de la cuenca en ciudades como Puebla, Cuenavaca y Tlaxcala.

La región exporta el 7 % del volumen de agua que se extrae de ella para la Región XIII Valle de México. Existen problemas de sobreexplotación de acuíferos en la parte alta de la cuenca, así como contaminación originada por la falta de tratamiento de los efluentes de ciudades e industrias, principalmente ingenios azucareros e industrias textiles.

V.- Pacifico Sur (Oaxaca, Oaxaca)

Es la tercer región del país por la magnitud de sus escurrimientos (37 mil millones de m3 al año en promedio); sin embargo su aprovechamiento es muy escaso (5%) en virtud de las fuertes variaciones estaciónales y de la insuficiencia de infraestructura. Los escurrimientos sin control generan inundaciones que afectan severamente a la población y a la infraestructura productiva y de servicios. Existe una alta marginalidad generalizada, de la cual se excluyen sólo parcialmente algunos núcleos urbanos y turísticos como Oaxaca, Chilpancingo y Acapulco.

Las coberturas de agua potable y alcantarillado son de las más bajas a nivel nacional, especialmente en el medio rural donde tienen un valor del 40 y 10% respectivamente. Se presentan bajos niveles de eficiencia en riego (menos del 30% en distritos) y un alto porcentaje de infraestructura hidrológica desaprovechada (alrededor de 50%).

VI.-Rio Bravo  (Monterrey , Nuevo Leòn)

Con 20 % del territorio nacional, es la región más extensa; abarca la mitad de la superficie de la cuenca del río Bravo, que comparten México y los Estados Unidos de América. A pesar de ser una zona árida cuenta con una importante superficie de riego (885 mil hectáreas). En ella están ubicados importantes centros de población, como Monterrey y Ciudad Juárez. Existe fuerte competencia por el agua, principalmente entre el uso público y agrícola; situación que se ve agravada por la incidencia de sequías frecuentes. De los 71 acuíferos identificados, veinte se encuentran sobreexplotados, particularmente en los estados de Chihuahua y Coahuila. Existe contaminación de tipo municipal en el cauce de los ríos Bravo y San Juan.

 

VII.- Cuencas Centrales del Norte ( Torreón; Coahuila).

 

Las cuencas que conforman la región se caracterizan por ser cerradas. La disponibilidad natural de agua es inferior a los 1,000m3/hab. / año, por lo que experimenta escasez crónica de agua. A pesar de ello, por ser la cuenca en la que se tiene la producción lechera más importante del país, el agua se emplea en el riego de forrajes, los cuales son altos consumidores de agua. Un gran número de acuíferos se encuentran severamente sobreexplotados como el Principal y el de Cevallos, que presentan abatimientos anuales de hasta 2 metros. La incidencias sequías que ocurren con una cierta frecuencia en la región, agrava esta situación.

VIII.-Lerma - Santiago Pacífico  ( Guadalajara, Jalisco )

Después del Valle de México ésta es la región que concentra mayor población e industria del país; contribuye con el 16% al PIB nacional. La agricultura de riego también es importante, abarca 1.4. Millones de hectáreas (el 22% del total en la república). A pesar de que la región cuenta con un clima templado y una precipitación media de 735 mm las crecientes demandas han ocasionado la disminución del-agua en el Lago de Chapala, el más extenso del país y la sobreexplotación de 24 de los 122 acuíferos identificados, principalmente en Guanajuato, Querétaro y Aguascalientes. La zona Lerma Chapala es una de las más contaminadas del país; en p1ayor medida en las corrientes de los ríos Lerma, Santiago, Turbio, Ameca, Mololoa, San Pedro y Calvillo.

IX.- Golfo Norte ( Ciudad Victoria, Tamaulipas )

 

Poco más de la mitad de la población de la región se ubica en más de 21 mil comunidades rurales que presentan gran dispersión, lo que dificulta el suministro de los servicios de agua potable y saneamiento. Las inundaciones afectan frecuentemente a las poblaciones y áreas productivas. Los principales acuíferos están sobreexplotados y el río Pánuco, principal cuerpo de agua superficial de la región, presenta problemas de contaminación por las aguas residuales provenientes del Valle de México y de poblaciones e industrias de la región.

X.- Golfocentro  ( Xalapa, Veracruz )

Es la segunda región del país por la magnitud de sus escurrimientos (98 mil millones de m3 al año en promedio). De sus nueve millones de habitantes, el 71 %habita en 23,540 localidades menores de 100 mil habitantes, lo que dificulta el elevar las coberturas de agua potable y saneamiento, particularmente en el medio rural, que son alrededor del 40 y 25% respectivamente. El tratamiento de las aguas residuales municipales es sólo del 5%, lo que en buena parte contribuye a la contaminación de los cuerpos de agua.

XI.- Frontera Sur  ( Tuxtla Gutiérrez, Chiapas )

Es la región de mayor escurrimiento de agua en el país con 156 mil millones de m3 al año en promedio, que representa el 38% del total nacional. No obstante que los usos no son consuntivos son los mayores del país, ya que el 40 % de la capacidad hidroeléctrica se encuentra en esta región, sólo el 0.8% de los cuantiosos escurrimientos es aprovechado para otros usos. Esto en razón de las fuertes variaciones estaciónales de los caudales y la insuficiencia de infraestructura para aprovecharlos. Además, los ríos que no son regulados, provocan inundaciones que afectan severamente a la población, así como a la infraestructura productiva y de servicios. Salvo la planicie de Tabasco,  parte de la Costa de Chiapas y la depresión central del estado de Chiapas, existen graves carencias en materia de agua potable y saneamiento en el medio rural.

 

XII.- Peninsula de Yucatán  ( Mérida, Yucatán)

La Península de Yucatán está constituida por calizas y dolomitas cársticas que se caracterizan por su alta permeabilidad, lo que aunado a la elevada precipitación y reducida pendiente del terreno favorece la recarga del agua subterránea, estimada en 31,000 hm3 al año (el 46 % del país); el agua subterránea satisface el 91 % de la demanda. Existe muy poca infraestructura de alcantarillado y el 92 % de la población utiliza fosas sépticas o simples pozos de absorción, con los riesgos de contaminación inherentes de los acuíferos. Si bien el agua subterránea a nivel región es abundante, existen serios problemas de abastecimiento en algunas zonas; ejemplo de ello son Cancún y Cozumel. La región padece frecuentemente de fenómenos extremos; los ciclones tropicales se presentan principalmente en Yucatán y Quintana Roo.

XIII.- Valle de México ( México, D. F )

En esta región que ocupa menos del 1 % del territorio nacional, habita el 20 % de la población y se genera el 33% del producto interno bruto del país. La desmesurada concentración y crecimiento de la población e industria impiden que los recursos propios sean suficientes; tiene la disponibilidad más baja del país con 227 m3/hab./año, por lo que desde la década de los años cincuenta ha sido necesario importar agua de las cuencas de otras regiones. De la última de ellas, el agua tiene que ser elevada 1,200 m y conducida 140 Km. para llegar a la ciudad de México a través del Sistema Cutzamala. Actualmente la cuenca del Valle de México obtiene el 25% del agua que consume de las fuentes externas. Aún con esta importación tiene que sobreexplotar sus acuíferos, los cuales presentan abatimientos anuales del orden de un metro y ocasionan hundimientos considerables del terreno. Las aguas residuales prácticamente no reciben tratamiento, con el consecuente riesgo ambiental y de salud pública, especialmente en el Valle del Mezquital, en el estado de Hidalgo, que emplea en el riego de ciertas variedades las aguas residuales provenientes de la ciudad de México.

Problemática del agua en Mexico

La crisis del agua potable en el país alcanza cada vez niveles más preocupantes: cada año se pierden 5 mil millones de metros cúbicos debido a fugas y tomas clandestinas, lo que representa un costo financiero de alrededor de 20 mil millones de pesos; es decir, unos 55 millones de pesos diarios aproximadamente, según información del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Problemática del agua potable en el municipio de Oaxaca de Juárez

Recursos Financiero

Los problemas que enfrenta el país en la materia también tienen que ver con las altas necesidades de inversión y la escasez de recursos financieros.

A esto se suma la necesidad de sustituir y rehabilitar gran parte de la infraestructura que ha rebasado su vida útil, alguna data de princi­pios de la segunda década del siglo pasado, además de la baja efi­ciencia operativa de los sistemas. Uno de los puntos centrales es que los usuarios no pagan el costo real del líquido.

Se encarece el servicio

 

En virtud de que el servicio es cada vez más caro, fundamental­mente en 38 ciudades del país (entre ellas la de México, Ensenada, Mon­terrey, Acapulco y Zimapán) donde independientemente de la sobreex­plotación de los mantos se requiere una mayor inversión para traer agua de otros sitios.

Además se suma la insuficiencia de los servicios de cobro, es decir, que no se factura la totalidad de los metros cúbicos de agua que se uti­lizan en el país.

Cabe mencionar que mil litros de agua representan un metro cúbico, cantidad que en pro­medio contienen los tinacos de casas habitación.

Sobre Explotación

En el país existen 102 acuíferos que se encuentran sobre explo­tados; es decir, la extracción es mayor a su recarga en por lo menos 10%. Desde 1975 ha aumentado sus­tancialmente el número de acuí­feros sobreexplotados: 32  en  1975,  36 en 1981,  80 en 1985,   97 en 2001,   y 102 en 2003. De ellos se extrae aproximadamente 57% del agua subterránea para todos los usos. Además, debido ala sobreexplo­tación, la reserva de agua subte­rránea se está minando a un ritmo de cerca de seis kilómetros cúbicos por año.

 

Contaminación

En México se han destinado màs esfuerzo para suministrar agua para el consumo humano que para el alcantarillado y drenaje. En 2004, la cobertura nacional de alcantarillado fue de 77.5 %. La cobertura en las zonas urbanas de este servico ese mismo año fue de 90.7 % y en las zonas rurales fue de 38.5 %. E l tratamiento de aguas residuales municipales es aùn bajo en nuestro paìs. En 2003 se contaba con una capacidad instalada para procesar 89.6  m3/s en los sistemas municipales, pero sòlo se trataron alrededor de 60.2 m3/s. En ese mismo año, los centros urbanos generaron  255 m3/s de aguas residuales, de las cuales  80 % se colectò en alcantarillas y de èstas sòlo 29.7%  fue tratada antes de ser vertidas a los cuerpos de agua. En 2003, las indutrias en todo el paìs descargaron alrededor de 8 km3 ( 258 m3/s )de aguas residuales. Esto equivale a màs de 9.5 millones de toneladas de DBO, de las cuales sòlo el 18 % se removieron mediante los sistemas de tratamiento. A  diciembre de 2004 el paìs contaba con 1875 plantas de tratamiento de aguas residuales industriales, las cuales procesaban cerca de 27.4 m3 /s               ( 10.6 % ) del volumen generado. La contaminación del agua por materia orgànica  se evalúa por medio de la demanda bioquímica de oxìgeno ( DBO), que refleja la cantidad de este gas que se requiere para descomponer este tipo de desechos. Las bacterias coliformes fecales no suelen causar enfermedades, pero son buenos indicadores de la contaminación por descargas de aguas residualesdomèsticas y pecuarias y son faciles de detectar. El escurrimiento del agua hacia la parte baja de las cuencas hidrológicas acarrean nutrientes y pesticidas procedentes de superficies agrícolas y pecuarias, junto con los aportados en las descargas de aguas residuales, construbuyen a que se deteriore la calidad del agua de rìos y lagos.

Cobertura de agua potable y suministro de agua

La cobertura de agua potble en México fue en 2004 de 89.5 % . Sin embargo, la cobertura de este servicio aùn es mucho mayor en zonas Urbanas  ( 95.6 % ) que en zonas rurales                ( 71.3 % ). El suministro de agua de buena calidad en los sistemas de abastecimiento es importante para la salud e higiene de la población. A nivel nacional, se suministraron mas de 320 mil litros  de agua por segundo para consumo humano, de los cuales el 95 % fue desinfectado. En promedio se suministran 264 litros diarios por habitante. Por entidad federativa, algunos estados como Hidalgo y Puebla apenas sobrepasan los 150 litros diarios por habitante y en Oaxaca reciben apenas 100 litros diarios por habitantes, en promedio.

Extracción de Acuíferos

Más de 100 mantos del país se encuentran sobreexplotados, lo que significa que la extracción es superior a la recarga, al menos 10%.

El agua no se encuentra disponible en cantidad suficiente ó con la calidad adecuada, ni en todos los sitios donde se requiere, ni durante todo el tiempo que se necesita; es decir, la distribución espacial y temporal del agua no coincide necesariamente con la distribución de su demanda, aunque este elemento tiene la propiedad de que puede almacenarse y transportarse con el objeto de hacer coincidir su oferta y demanda.

Problemática del agua potable en el municipio de Oaxaca de Juárez, Oax.

La Ciudadanía enfrenta la etapa más crítica del estiaje que son los meses de marzo, abril y mayo, pero hay reserva suficiente del líquido para atender las 68 mil 836 tomas domiciliarias que benefician a 500 mil personas, el gobierno estatal subsidia con más del 300 por ciento a los usuarios lo que representa anualmente un pre­supuesto de 180 millones de pesos.

Los 40 pozos profundos que abastecen de agua a la ciudad capital han reducido su producción a casi la mitad, porque de los 850 litros por segundo que generaban, ahora se tienen 500 litros por segun­do. La falta de conciencia de la sociedad, y de muchos usuarios que no entienden el valor del agua.

La ciudad de Oaxaca  tiene una de las tarifas más bajas del país.

Un metro cúbico de agua cuesta $2.76 pesos, y el usuario sólo  paga $ 0.63 centavos, lo que implica que se le subsidie  con 2.13 centavos.

Por consumo de 21  a  40 me­tros cúbicos se les subsidia con $1.80 pesos, ya que sólo pagan  0.95 centa­vos el metro cúbico; de 41  a   240 metros cúbicos , el sub­sidio es de $1.50 pesos porque pagan  $1.26 pesos, mientras quienes consu­men de 241 a 480 metros cúbicos se les subsidia con $1.26 pesos, tomando en cuenta que pagan $1.50  por metro cúbicos.

Y quienes consumen de 480 en adelante, el subsidio es de 0. 86 centa­vos, porque el metro cúbico lo pagan a $1.90 pesos, lo que demuestra que este ser­vicio aún es subsidiado por el go­bierno, tomando en cuenta que las tarifas datan desde 1991, ante lo cual es necesario una revisión.

Otro de los problemas son las tomas clandestinas y la fugas de agua en la ciudad por el deterio­rado del sistema, ante lo cual es nece­sario que la ciudadanía tome con­ciencia de la importancia que repre­senta el vital líquido.

Para administrar adecuadamente el agua, tenemos que cambiar nuestra visión sobre el agua,  es menester contar con información muy precisa de su disponibilidad. Necesitamos saber dónde se encuentra, cómo se genera, cómo se recupera, para poder suministrar a la agricultura, la industria y los servicios domesticos ; así como para preservar los ecosistemas.

Sistema de Agua Potable

Es  necesario crear una clara conciencia del valor del agua.

Necesitamos   contemplar  el   agua   no   sólo  como   un   recurso    que   requerimos   para   vivir, para beber, para limpiar, para la industria, para la generación de energía eléctrica, sino hay que ver al agua como un  recurso  que  forma parte  de una    dinámica  muy compleja en el planeta entero. Necesitamos como sociedad promover el ahorro del agua entre los usuarios, ya que es urgente la concientización de la población sobre la necesidad de cuidar el agua, ahorrarla, reportar y eliminar las fugas que existen en los domicilios, y denunciar el clandestinaje.

Realidad de la oferta y la demanda.

Para que la gente pueda tener suficiente abastecimiento de agua potable debe considerarse una combinación a menudo compleja de aspectos sociales, económicos y ambientales. En los últimos años, las familias, las industrias, los agricultores y los gobiernos han comenzado a reconocer que el agua es un bien Económico y no un recurso ilimitado “ gratuito”. Y al ser un bien económico, hay una gran variedad de calidad y el nivel de servicios de abastecimiento de agua y saneamiento que la gente desea y está dispuesta a pagar.

Si todos los grupos de usuarios adoptan decisiones bien pensadas, generalmente mejora el abastecimiento de agua para toda la población, a precio económico.

El problema del agua potable no tiene solución permanente, por lo que en este aspecto siempre se debe estar buscando nuevas fuentes de aprovisionamiento, realizando estudios hidrológicos ó geohidrológicos para tener a la mano forma de ampliar el sistema. El aumento de la población y el ascenso de su nivel cultural y social hacen insuficiente en poco tiempo las obras proyectadas, pues las fuentes actuales van haciéndose incapaces y es necesario utilizar las que están situadas a mayor distancias u otras cuyas aguas requieren tratamiento más elevado para hacerlas adecuadas para el consumo humano.

Para desempeñar un papel activo en la solución a tales problemas, el Ingeniero Civil debe comprender claramente los fundamentos de Ingeniería implicados  en  los proyectos de abastecimiento de agua potable y los procesos constructivos aplicados en la ejecución de las obras de esta naturaleza, preparándose constantemente y luchar por Salvar el Agua, ya que Salvar el Agua es Salvar a la Humanidad.  Hay que luchar contra la ignorancia y contra las autoridades que no están conscientes del grave problema que presenta la contaminación del agua y de la escasez de la misma.


EL CICLO HIDROLÓGICO.

Mediante la energía solar se evapora parte del agua contenida en los océanos, lagos, lagunas, ríos y cuerpos, incluyendo a  la misma tierra, esparciéndose en la atmósfera como vapor , para precipitarse después en forma de lluvia por efecto de la gravedad terrestre; este proceso natural se llama Ciclo Hidrológico ( figura. 1.1). La importancia de conocer todas y cada una de las fases de este ciclo se debe a que el volumen de agua que existe, teóricamente es el mismo desde los primeros albores del planeta hasta nuestros días. Es por el ciclo hidrológico que se explica la constante renovación del agua, que es el medio para el desarrollo de la vida entera y el origen de las fuentes de que se sirve el hombre para su desenvolvimiento cotidiano.

Las fases principales del ciclo hidrológico son :

ü  Evaporación

ü  Condensación de vapor

ü  Precipitación pluvial

ü  Infiltración

ü  Evapotranspiración

ü  Escurrimientos Superficiales

ü  Escurrimientos Subterráneos

Cuando el agua contenida en los océanos, por efecto del calor solar como fuente de energía se Evapora, se forman las nubes; los vientos ayudan al transporte de éstas hacia los continentes hasta hacerlas chocar contra masas de aire frío que provocan la Condensación y la Precitación Pluvial. El agua que cae por efecto de la gravedad, una parte se evapora antes de llegar a tocar la superficie de la tierra; otra se Infiltra a través de los poros del terreno pasando a constituir el agua subterránea. El resto de la lluvia escurre por la superficie libre de la tierra formando los arroyos y los ríos que llevan el agua hasta los lagos y lagunas o siguen su curso hasta la desembocadura al mar, en donde vuelve a evaporarse cerrándose el ciclo.

Sistema de Agua Potable

(Fig 1.1 Ciclo Hidrológico)

Autor: Pedro Rodríguez Ruiz